El caos es el orden que todavía no comprendemos.

Gregory Norris-Cervetto (1982)
, escritor.

miércoles, 6 de marzo de 2019

Tabla Periódica de Elementos Químicos, 1869

Tal día como hoy de hace ciento cincuenta años, el 6 de marzo de 1869, el químico ruso Dimitri Mendeléiev (1834-1907) comunicaba a la Sociedad Química Rusa la primera versión de una tabla periódica correspondiente a los sesenta y tres (63) elementos químicos conocidos hasta entonces, basándose en las propiedades químicas de las sustancias simples que formaban.
Culminaba así más de un siglo de estudio de dichas propiedades, llevado a cabo por otros numerosos científicos, y del que este día de este año pasa por ser aquél en el que se cumple su sesquicentenario. Una tabla en la que aparecían los elementos distribuidos en filas y columnas, siguiendo un orden creciente de sus pesos atómicos (mejor, masas atómicas).
Ordenación que dejaba bien a las claras, cómo determinadas propiedades atómicas (de los elementos) y físico-químicas (de las sustancias simples) se repetían de forma periódica, si los colocábamos en función de los valores de las masas atómicas, aunque, en puridad, lo es del de sus números atómicos.
Una inexorable regularidad que nos muestra de manera visual, una ley científica de la misma importancia que la del teorema de Pitágoras (siglo VI a.C.), las tres leyes de la dinámica, la gravitación universal (LGU) newtoniana (1687) o la del emparejamiento entre las bases del ADN y conocida como ley de Chargaff, por citar algunas.
En este caso que nos trae se trata de la ley de la periodicidad de las propiedades químicas y atómicas de las sustancias simples y los elementos químicos, de la que la tabla periódica es un testimonio de su universalidad como ley general de la naturaleza y de la realidad de sus manifestaciones.
Algo de intrahistoria de la tabla
Lo cierto es que un boceto manuscrito de dicha ordenación, ya lo tenía listo el ruso el primer día del tercer mes -1 de marzo de 1869, según el calendario gregoriano-, tal como aparece reflejado en su escrito ‘La experiencia de un sistema de elementos basados en su peso atómico y semejanza química’.
Un boceto que, con posterioridad a dicha presentación, mejoraría mucho su significado científico, con el simple detalle de permutar filas por columnas. Por cierto, y ya que estamos de detalles -importantes porque en ellos dicen que está el Diablo o ¿es Dios quién está?-, les comento algunos.
El primero, más que un comentario es un fleco que dejo suelto, con respecto a la fecha de presentación de dicha tabla: ¿Fue el 6 o el 8 de marzo de 1869?, es que me ha llegado cierta información…
El segundo detalle concierne al acto de dicha presentación. Al parecer, por motivos de enfermedad, Mendeléiev no pudo presentar su trabajo, de forma que en su nombre lo leyó el secretario de la Sociedad Química Rusa, Nikolai Menshutkin (1842-1907).
Aparece publicado con el título ‘La relación entre las propiedades y el peso atómico de los elementos’, en el Diario de la Sociedad Química Rusa, Zhurnal Russkie Fiziko-Kimicheske Obshchestvo, 1869, 1, 60-77. Y más tarde lo hace en la revista alemana Zeirschrift für Chemie.
En ambos va su propuesta de ordenación de los sesenta y tres (63) elementos conocidos hasta ese momento, de forma tal que los que pertenecían a una misma familia aparecían en la misma línea horizontal. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



No hay comentarios :