La función química del humor es ésta:
cambiar el carácter de nuestros pensamientos.

Lin Yutang (1895-1976)
, escritor chino

martes, 9 de marzo de 2021

Poligrafía: Ciencia y pseudociencia (2)

(Continuación) Quizás por ello, en los años 80, el mismo Departamento de Defensa de los Estados Unidos (USDOD por sus siglas en inglés) propuso al Congreso una valoración de su precisión por parte de la Oficina de Evaluación de Tecnología (Office of Technology Assessment, OTA).

El informe emitido, si bien no llega a ninguna conclusión simple, sí señala que su eficacia (como la de cualquier otra técnica para detectar mentiras) depende de diferentes factores: naturaleza de la mentira, personalidad del mentiroso, formación y subjetividad del evaluador, tipo de cuestiones planteadas, evaluación e interpretación de las gráficas, etcétera. O sea, que no.

lunes, 8 de marzo de 2021

Pasatiempos. 373

  Forma parte (el tercero ya) del décimo test de Fit-Mind, y por las indicaciones que le acompañan pertenece a ese tipo de conocimiento, comprensión o percepción inmediata de algo con la intervención de la razón, que llamamos juego. Tiene asignado un nivel de dificultad de valor difícil, dado los cuatro aros olímpicos.

Poligrafía: Ciencia y pseudociencia (1)

(Continuación) En pseudociencia más que en ciencia, le decía hace ya unas fechas que convertía la ausencia de pruebas a la poligrafía, entiéndase ciencia del polígrafo, y es que estos instrumentos médicos de registro, en realidad, nada detectan acerca de la verdad o la mentira que dicen los poligrafiados.

domingo, 7 de marzo de 2021

Grafitis científicos. 323

Sí, claro que sí, es un Smithe, otro más en este enroque.

‘¿Qué es la serendipia?’ [CR-124]

[Esta entrada apareció publicada el 19 de febrero de 2021, en la contraportada del semanario Viva Rota, donde también la pueden leer]

Es una de las traducciones del término inglés ‘serendipity’, con una interesante y curiosa intrahistoria que, seguro estoy, ya se ha imaginado le voy a contar, como así es. Fue inventada por Horace Walpole, escritor y arquitecto británico, quien la empleó por primera vez en una carta dirigida a su tocayo Horace Mann en 1754, para referirse a aquellos descubrimientos que se producen por azar, sin pretenderlo ni buscarlo.

sábado, 6 de marzo de 2021

Humor y ciencia

(Continuación) Y, en segundo lugar, por el hecho de que la capacidad de reír no haya sido nunca valorada, al menos que me conste, en Occidente. A lo largo de milenios, filósofos, padres de la Iglesia y otros intelectuales la han despreciado, aunque en este punto, a diferencia del orteguiano pensamiento sobre la ciencia, admito un principio de discusión. O sea que.

Haikus (331) de las sombras


   Cuando una humilde alfombra de paja, adquiere rango de categoría por la sombra de los almendros y la luz de la Luna.

Luna de marzo. 

En la alfombra de paja,

sombras de almendros.

viernes, 5 de marzo de 2021

Efemérides marceñas

  Esta columna (126) ha sido publicada el 05 de marzo de 2021 en la contraportada del semanario Viva Rota, donde la pueden leer completa.


Ciencia y humor

O reír y pensar juntos en la misma frase, que viene a ser casi lo mismo ¿Se puede aunar humor y ciencia sin ensombrecerlo a él o desfigurarla a ella? ¿Es serio tomarse a risa algo como el saber científico?

jueves, 4 de marzo de 2021

Tatuajes científicos. 404

  ¿Qué es?, le confieso que ando bastante perdido.



Razones para leer a Wilde

(Continuación) Y es que consideraba que los genios siempre estaban hablando de ellos mismos, cuando lo que él quería es que pensasen en él. Cosas de genio. Me viene a la memoria el narcisismo aquel del “dejemos de hablar de mí y hablemos de usted, por cierto, ¿qué opina de mí?” En fin, estas cosas pasan también.

miércoles, 3 de marzo de 2021

Los Elhuyar

   Es lo justo, un sello conjunto para los dos hermanos Juan José (1754-1796) y Fausto (1755-1833), que en 1783 consiguieron aislar el metal wolframio (W) a partir de un mineral de óxido de wolframio de composición no definida y conocido como wolframita.

¿Por qué leer a Wilde?

(Continuación) A propósito de los cuentos de Oscar Wilde (1854-1900) que de vez en cuando le traigo a esta tribuna pretendidamente didascálica, y con motivo del último de ellos, ‘El joven inventor’, un amable lector me preguntaba por correo electrónico acerca de mi interés por el dublinés. Una curiosa pregunta cuya respuesta me ha hecho pensar más de lo que pensaba, pues lo cierto es que nunca me había parado a reflexionar acerca de ello. Veamos.