La filosofía no es una doctrina, sino una actividad, 1922.

Ludwig Wittgenstein (1889-1951), filósofo austriaco

lunes, 31 de diciembre de 2018

¡Stille Nacht! ¡Heiligen Nacht! Letra y música (1)

(Continuación) ¿Por qué esa diferencia de dos años, entre la escritura de la letra (1816) por el padre Joseph Mohr, y la composición de la melodía (1818) por el maestro de escuela y organista Franz Gruber?

Por lo que sabemos, la conjución de letra y música se pergeña en los días previos a la Navidad de 1818 cuando el sacerdote -ya a cargo de la Iglesia de San Nicolás, en la población austriaca de Oberndorf-, está preparando la Misa de Gallo. Y decide llevarle al músico unos villancicos para que le haga unos arreglos, a fin de ser cantados sólo con el acompañamiento de una guitarra.
Y con el deseo de aportar algo nuevo a la ceremonia de aquella noche, lleva también el poema ¡Stille Nacht! ¡Heiligen Nacht!, que había escrito dos años atrás, cuando oficiaba en la parroquia de la pequeña aldea de Mariapfarr, a fin de que le componga una sencilla melodía a la guitarra.
Por lo que sabemos no hubo el menor de los problemas, y la tarde del 23 de diciembre la música que se iba a cantar en la Misa de Gallo estaba lista, incluido el poema hecho villancico. Pero, ¿por qué Mohr quiso utilizar la guitarra como único instrumento? ¿Por qué no utilizar el órgano, que hubiera sido lo más lógico? Es más, ¿qué le indujo al bueno de Mohr a querer musicar el poema?
Preguntas en busca de respuestas
Por lo que sabemos las respuestas son variadas, si bien todo apunta a que el órgano de la iglesia estaba estropeado, y muy lejos de sonar de manera mínimamente aceptable. Necesitaba de un arreglo in situ, que difícilmente se le podía realizar dadas las malas condiciones meteorológicas imperantes por esas fechas. Recuerden que estamos en los últimos coletazos del “año sin verano”, y ningún restaurador de instrumentos musicales se arriesgaría a viajar hasta allí, en semejantes fechas.
Pero, ¿cuál era el motivo del desperfecto? Según reza una leyenda, hay varias, el órgano de la iglesia de Oberndorf no estaba en condiciones de funcionar correctamente porque lo habían corroído en parte los ratones. Según otra, había sido el frío y el mal tiempo imperante durante tantos meses, los causantes de su deterioro. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



No hay comentarios :