La filosofía no es una doctrina, sino una actividad, 1922.

Ludwig Wittgenstein (1889-1951), filósofo austriaco

lunes, 17 de diciembre de 2018

Reanimación cardiorrespiratoria y música (y 2)

(Continuación) Nada mal de conocimientos les decía, pero también de números.
Y de números
Por ejemplo, para Andalucía, la Sociedad Andaluza de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias informó no hace mucho que, una pronta actuación con esta técnica de resucitación cardiopulmonar (RCP) por parte de la población, podría llegar a salvar unas cinco mil (5 000) vidas al año, es decir más de trece (13) vidas cada día, que se dice pronto.
Y es que, en la actualidad y por desgracia, cuando el paro cardiaco sucede fuera del hospital, sólo una de cada cinco víctimas llega a recibir una RCP, es decir un veinte por ciento (20 %). Que es muy poco. De hecho, únicamente un cuarenta y seis por ciento (46 %) de las víctimas de paradas de cardiacas, reciben intervención de un testigo antes de que llegue una ambulancia.
Un porcentaje que sorprendentemente es todavía menor cuando se trata de mujeres, un fenómeno (¿de género?) cuya razón se me escapa, pero que es así. En cualquier caso, lo que está más que demostrado es que la resucitación cardiopulmonar aplicada a tiempo, reduce de forma significativa y considerable las secuelas neurológicas. O sea.
Y así, por cada minuto (1 min) que el paciente está en parada cardiorrespiratoria sin maniobras de resucitación, las posibilidades de sobrevivir se reducen un diez por ciento (10 %) por lo que, echando números, al cabo de diez minutos (10 min) el índice de supervivencia se ha desplomado al 0 %. O sea que.
Una cuestión de ritmo
De cien por minuto (100 min-1) les decía que es el valor de la frecuencia ideal y que, naturalmente, conocen los profesionales de la salud. Pero claro, ¿y si no hay ninguno presente y es usted quién debe aplicarle dichas compresiones? Y aun sabiéndolo hacer, ¿cómo estar seguro de que se está aplicando ese ritmo de cien compresiones por minuto?
Pues en esta extrema situación, en la que una persona se debate entre la vida y la muerte y el ritmo es vital, la música viene en nuestra ayuda, porque la solución está en las canciones, así en plural, porque son varias las que nos pueden servir.
Para empezar, les expongo una terna de canciones (Stayin' Alive de The Bee Gees, I will survive de Gloria Gaynor y Macarena de Los del Rio) y para terminar, todo un proyecto hospitalario/musical.
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



2 comentarios :

Anónimo dijo...

¿Resucitación o resurreción? creo que anda metido en un error

Manuel C. dijo...

ya lo tiene explicado en el blog. utiliza el buscador