El que nada duda, nada sabe.

Proverbio griego

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Cómo no ganar un Nobel: Ser mujer o el 4º de la clase (1)

Como seguro saben, en los próximos días de diciembre empezarán a ser entregados los premios Nobel 2018, que ya fueron concedidos hace unos dos meses por la Academia Sueca, en las cinco (5) categorías existentes: Física, Química, Fisiología o Medicina, Literatura y Paz.
Tampoco ignoran de ellos, detalles por demás conocidos como que estos galardones se instituyeron en 1895 como última voluntad del químico sueco Alfred Nobel (1833-1896), que se empezaron a entregar a comienzos del siglo XX (1901) y que por supuesto, es el máximo reconocimiento que un ser humano puede recibir por sus méritos.
De ahí que la inmensa mayoría de los mortales no dediquen ni un solo instante de su vida, en pensar si lo conseguirán o no. Vamos que ni en sueños lo hacen, de tan difícil que es. Sin embargo, hay una mínima, mínima, minoría que cada año piensa, aspira y sueña con él y se pregunta, que por qué no.

¿Por qué no pueden estar entre los que consigan tan preciado galardón? ¿Por qué no van a ser uno de los elegidos? ¿Por qué no pueden pertenecer como nuevo miembro a este selecto club?
No les voy a detallar aquí los méritos de todo tipo que hay que tener, las circunstancias profesionales que se tienen que dar o el contexto social que se deben satisfacer, y de manera simultánea, para que esto ocurra. No. Más bien les voy a describir las condiciones en las que, (casi) de ninguna de las maneras, uno puede ganar un Nobel.
Mujer y Nobel
Una especie de barrera, dichas condiciones, que en el caso de existir resultará (casi) infranqueable para cualquiera humano que se lo proponga. Por lo que tengo leído, agencia australiana ABC, existen hasta cinco (5) condiciones excluyentes, cinco como las categorías nobelenses, dejando aparte claro la más conocida y evidente de todas: el hecho natural e involuntario de ser mujer.
Circunscribiéndonos al área de ciencias (Física, Química y Medicina o Fisiología), a primeros de octubre pasado les echaba los números de todos los nobeles que en la vida han sido y son, en las tres categorías de marra, desde que se empezaron a conceder.

Salvo error u omisión por mi parte, son seiscientos seis (606) de los que, ojo, sólo veinte (20) han sido o son mujeres. No, no se trata de un error aritmético por mi parte, sólo el tres coma tres por ciento (3,3 %) de todos los nobeles científicos son femeninos ¿Cómo lo ven? ¿Tiene sexo la ciencia?
Pues bien, dejando a un lado la obviedad, aquí tienen la manita de condiciones excluyentes a la hora de recibir un Nobel, a las que me refería más arriba.
A) Ser el cuarto mejor de la clase. Es una forma escolar de hablar ya que como en el nobelero sobre ganador sólo cabe una terna de nombres, si es usted el cuarto, pues eso, se queda fuera sin galardón. Así de sencillo. Es algo parecido al ‘momento podio’ en el que se entregan los premios de algunas competiciones deportivas y que tiene sólo tres (3) escalones. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



No hay comentarios :