Lo que se aprende en la vida, lo que se puede enseñar,
es la técnica del paso al conocimiento.

Cesare Pavese (1908-1950), escritor italiano

martes, 1 de enero de 2019

‘Ultima Thule’ y ‘New Horizons’

O lo que es lo mismo, el cuerpo celeste más lejano de nuestro Sistema Solar y la sonda estadounidense que en estos días lo está visitando. Una de las tres misiones espaciales sobre las que, esta misma mañana les escribía y que, a lo largo de estos días les desarrollaré.
Una terna que curiosamente va a cubrir, solapándose en el tiempo, la escala espacial casi entera de nuestro sistema solar. Y empezamos con ésta, cuya sonda fue la que salió antes (19 de enero de 2006) y, tras viajar durante casi 13 años, es la que ha llegado más lejos, recorriendo más de seis mil millones de kilómetros (6 000 000 000 km).
Porque la sonda New Horizons de la NASA, tras dejar atrás a Plutón el pasado verano de 2015, está ya, en estos albores de 2019, en el cinturón de Kuiper, considerado por algunos como la “tercera zona” inexplorada de nuestro sistema solar.
Cinturón de Kuiper
Una especie de disco circunestelar formado por “objetos transneptunianos”, en realidad son miles de asteroides y billones de cometas con un tamaño comprendido entre diez y mil kilómetros (10-1000 km) de diámetro, que orbitan alrededor del Sol a una distancia entre treinta y cincuenta y cinco unidades astronómicas (30-55 ua).  
Como seguro recuerdan de los tiempos bachilleres, la unidad astronómica, de símbolo ua, es una unidad astronómica de longitud de rango planetario, que equivale por definición a la distancia media entre la Tierra y el Sol. Es decir, el radio de la órbita terrestre, cuyo valor medio es de unos ciento cincuenta millones de kilómetros (149 597 870 700 m).
Se cree que este cinturón de Kuiper, que se extiende hasta los confines del Sistema Solar, es la fuente de los cometas de corto periodo y de ahí la importancia de conocer su naturaleza y estructura. Por cierto, no les he dicho que esta región del espacio debe su nombre al astrónomo neerlandés nacionalizado estadounidense, Gerard Kuiper (1905-1973), quien en 1951 predijo su existencia.
Y lo hizo nada menos que cuarenta y un (41) años antes de que los cuerpos que lo forman, fueran observados por primera vez. Lo que ocurrió en 1992, pero eso es otra historia.
2014 MU69. El objeto
Que es el nombre oficial que se le adjudicó a Ultima Thule, cuando fue descubierto entre el 16 y el 30 de junio de 2014 y observado desde la Tierra gracias a dos expediciones astronómicas a la Patagonia argentina y a Senegal.
Con un diámetro de unos cuarenta y cinco kilómetros (45 km), en agosto de 2015 fue el siguiente objetivo elegido por la NASA para ser visitado por la sonda New Horizons, tras dejar atrás su primer destino, el ya planeta enano Plutón. Lo hará hoy 1 de enero de 2019 a las 06:33 hora española.
Y a finales del invierno pasado, el 13 de marzo de 2018, esta roca helada recibía el nombre de Ultima Thule, una decisión basada en los resultados de una campaña de votación pública que se inició unos meses antes. Un nombre no oficial claro, hasta que la Unión Astronómica Internacional (UAI), en inglés International Astronomical Union (IAU), decida el definitivo tras la misión.
Ultima Thule. El nombre
El, en un principio 2014 MU69 y después Ultima Thule, es el primer objeto típico del cinturón de Kuiper o cubewano, elegido para ser sobrevolado para su estudio científico, y cuyo nombre tiene una curiosa etimología. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



No hay comentarios :