La muerte es la más sorprendente de todas las noticias previsibles.

Jorge Wagensberg (1948-2018), profesor, investigador y escritor español

miércoles, 2 de enero de 2019

‘New Horizons’ y ‘Ultima Thule’ (1)

(Continuación) Desde el campo de la etimología, en las fuentes clásicas, ‘Thule’, ‘Tile’ o ‘Tule’, es un término usado para hacer referencia a un lugar alejado e inalcanzable, por lo general una isla en el norte geográfico más lejano.
Con posterioridad y ya en la terminología romana y medieval, la expresión Ultima Thule designaba cualquier lugar muy distante, situado más allá de las fronteras del mundo conocido. Y en la actualidad esta antigua locución de cartografía, que podemos traducir por “más allá del mundo conocido”, con todo lo que sabemos del mundo que nos rodea, (“las ciencias adelantan que es una barbaridad”), hace referencia a las localizaciones más distantes y desconocidas.
A aquellas regiones limítrofes difíciles de alcanzar y plagadas de peligros desconocidos. Así que está bien elegido el nombre para el que es, por ahora, el mundo astronómico visitado por el hombre, más alejado de nuestro sistema solar del que tenemos conocimiento.
Y hablando de conocimiento, ¿qué esperamos de la visita de un artefacto humano, a este mundo más allá de Plutón, uno de los millones de pequeños cuerpos helados del cinturón de Kuiper?
Misión New Horizons
Del último cometido por ahora de esta misión espacial, ‘Nuevos Horizontes’, no tripulada y destinada a explorar Plutón, sus satélites y el cinturón de Kuiper, lo cierto es que existe una expectación científica máxima, acerca de lo que podamos aprender del Ultima Thule.
Desde hoy 1 de enero de 2019, día de Año Nuevo, y a seis mil cuatrocientas treinta millones de kilómetros (6 430 000 000 km), la sonda New Horizons sobrevuela a unos tres mil quinientos kilómetros (3 500 km) de distancia de la superficie de 2014 MU69, una altura a destacar ya que es tres (3) veces inferior a la que estuvo de Plutón.
Ninguna nave espacial ha explorado un mundo tan distante, tan lejano de nuestro sistema solar, que además es el más primitivo, por lo que nos puede ofrecer información sobre el papel que estos objetos del cinturón de Kuiper han jugado y siguen jugando al desviar cometas de sus trayectorias. Sobre todo esas desviaciones que les hizo y les hace acercarse al núcleo de nuestro sistema solar.
No olvidemos que un proceso astronómico como ese, es el que pudo sembrar la vida en nuestro planeta al ser impactado por uno de estos cuerpos. Los cometas bien pudieron sembrar en una Tierra primordial, componentes químicos de la vida como los aminoácidos que constituyen nuestras proteínas. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :