Largo es el camino de la enseñanza por medio de teoremas;
breve y eficaz por medio de ejemplos.

Lucius Annaeus Séneca (4 a. C.-65 d. C.)
, polímata romano

jueves, 7 de octubre de 2021

Las dracónidas, ¡¡¡ya están aquííí!!! (y 4)

(Continuación) Sin olvidarnos, ya en el siglo pasado, de la lluvia de 1998 y por no hablar de las tormentas meteóricas de 1946, con una intensidad de 12 000 meteo/h, o la de 1933, en la que se llegaron a contabilizar un máximo de 345 meteo/min (sí, por minuto), o sea, 20 700 meteo/h. Lo que no está nada mal. 

Otra de las características físicas que nos interesa de esta lluvia es su velocidad, y ha de saber que son meteoros de movimiento lento pues tienen una velocidad media de entrada atmosférica de 20 km/s. Quizás sean de los más lentos de cuantas lluvias existen.

Lo que resulta ser una ventaja para nosotros, al durar más su desplazamiento por el cielo y ser por tanto visibles durante más tiempo que el resto de las otras lluvias, cuyo trazo dura solo una fracción de segundo. Una ventaja, la de su baja velocidad que, de algún modo, compensa la desventaja de su bajo número. Vaya la una por la otra.

Consejos para su observación

Ya saben que, a diferencia de otros fenómenos astronómicos, los meteoros se ven mucho mejor a simple vista, no siendo necesario el uso de telescopios o binoculares aunque, como es lógico, conviene tomar una serie de precauciones elementales.

Y así, es recomendable hacerlo desde lugares alejados de la contaminación lumínica, o sea sitios oscuros y apartados. También, natural, antes de alejarse de la ciudad convendrá que consulte el tiempo meteorológico, a fin de asegurarse de tener un cielo sin nubes y lluvia de tipo hidrometeorológico.

Este año la Luna no será un inconveniente óptico pues ayer, miércoles 6 de octubre, entró en fase de luna nueva o novilunio, por lo que su brillo no será un problema para la observación astronómica al ser imperceptible en el cielo.

Le recomiendo la observación al atardecer y primeras horas de la noche, mirando hacia el noroeste, en busca de la cabeza del Dragón cerca de la Osa Menor. Y que lo haga, sobre todo, mañana viernes 8 de octubre alrededor de las 21:00 CEST, aunque también podremos ver meteoros las noches anteriores y posteriores. Por último, le aconsejo lo disfrute abrigado, en compañía y tumbado en una cómoda butaca abatible.

[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.


1 comentario :

Anónimo dijo...

¿Qué significa "alrededor de las 21:00 CEST"? ¿Es un nuevo horario? ¿Cuál es el significado de CEST?