El que nada duda, nada sabe.

Proverbio griego

martes, 4 de diciembre de 2018

Melancolía estacional y TAE [CR-19]

Una vez que el verano no es más que un vago recuerdo desvanecido en la memoria, y las largas jornadas laborales con su rutina se han abierto camino en nuestro quehacer diario, a algunos de nosotros, a veces, nos inunda el sentimiento de la melancolía.
Un estado anímico puntual, vago y sosegado, con cierta carga de tristeza y desinterés, que nos sobreviene en este caso por el cambio de estación, estando asociado sobre todo, a una baja estimulación lumínica motivada por la reducción de las horas de sol.
Y aunque a cada uno nos afecta de forma diferente esta particular melancolía, para la mayoría no será más que una adaptación al cambio de estación, que al principio nos producirá cansancio y desgana pero que, en poco tiempo, la pereza pasará y disfrutaremos de los placeres otoñales que evidentemente existen.
Pero si estos síntomas persisten, entonces precaución, hay que tomar cartas en el asunto pues puede ser grave. De hecho, hasta tiene nombre clínico, Trastorno Afectivo Estacional (TAE). Y es que una cosa es la tristeza y otra la depresión.
En psiquiatría, la depresión estacional es ‘un patrón recurrente de cambios anímicos y conductuales, que suceden en determinadas épocas del año remitiendo en otras’. Determinadas porque, si bien lo más habitual es que se presente en otoño y desaparezca en primavera, también existe la variante veraniega.
Los estudios realizados sobre el TAE nos dicen que afecta entre el 1%-10% de la población, es más frecuente en mujeres, aparece entre los 20 y los 35 años, y es más común en zonas geográficas con poca luz solar, si bien últimos estudios apuntan a factores como la dieta y la genética.
Por su parte los síntomas son variados. Desde cansancio, dificultad para levantarse de la cama, o no disfrutar de las pequeñas cosas diarias. Hasta intensos deseos por alimentos altos en carbohidratos con el consiguiente aumento de peso, y la aparición de sentimientos de culpa y pensamientos de muerte.
Pasando por reducción de la capacidad de concentración y desgana a la hora de mantener relaciones sociales. Síntomas todos que, en mayor o menor grado, pueden causar un enorme sufrimiento por lo que es esencial reconocerlos para pedir ayuda lo antes posible. Caución.
Naturalmente hay remedios. Para la simple tristeza otoñal, nos vendrá bien practicar deporte, cuidar la dieta, buscar la luz del día, controlar el estrés y nuestro ritmo circadiano, socializarnos, etcétera. Pero si la melancolía se instala en nuestra vida y no nos abandona, entonces habrá que ponerse en mano de profesionales para abordar este trastorno.
En ese caso fototerapia, psicoterapia y farmacoterapia son vías de tratamiento adecuadas. Les dejo con una cita de Victor Hugo que me gusta: “La melancolía es la felicidad de estar triste”.


No hay comentarios :