La balanza no distingue el plomo del oro.

Anónimo

miércoles, 20 de mayo de 2020

Brotes de coronavirus [CR-84]

Por evidentes razones de espacio y tiempo, esta columna se limitará a aquellas enfermedades catalogadas como pandemias que hayan tenido lugar a lo largo de este siglo, y con estas premisas se han producido hasta tres brotes, como las hijas de Elena, “Tres eran tres las hijas de Elena, tres eran tres y ninguna era buena”.
La primera enfermedad por orden cronológico es el Síndrome respiratorio agudo grave, conocida por sus siglas en español SRAG, aunque también son correctas las de SARS por sus siglas en inglés (Severe Acute Respiratory Syndrome) y Neumonía atípica asiática. Apareció por primera vez en noviembre de 2002 en China, llegando a afectar a más de 8000 personas de 37 países y provocando casi 800 muertes.
Se le estima un 13 % de mortalidad global y desde 2003 no ha habido nuevos brotes. Ahora vamos con el microbio causante, cuya grafía correcta del nombre abreviado fue, en principio, SARS-CoV por la unión de dos componentes: SARS, de sus siglas en inglés (Severe Acute Respiratory Syndrome) y coronavirus (abreviado a CoV). Se cree que tuvo su origen en los murciélagos, saltando posteriormente a alguna otra especie de pequeño mamífero, como la civeta, y por último a los humanos.
La segunda lleva el nombre de Síndrome Respiratorio de Oriente Medio y es conocida como MERS por sus siglas en inglés (Middle East Respiratory Syndrome). Detectada por primera vez en Arabia Saudita (2012), hasta octubre de 2019 se habían notificado más de 2400 casos en 27 países y producidas más de 800 muertes. Se le estima una letalidad del 35 %. Y vamos con el coronavirus, cuya grafía correcta del nombre abreviado es MERS-CoV ya sabe por qué. Del análisis de varios de sus genomas se desprende que en principio pudo originarse en murciélagos y de ellos transmitirse a camellos o dromedarios y posteriormente a los humanos.
La última por ahora de este siglo, y que por desgracia conocemos de primera mano, es COVID-19, acrónimo oficial que proviene de las palabras en inglés Coronavirus disease of 2019 (enfermedad del coronavirus de 2019), escrita así con mayúsculas y un guion antes de los números árabes. Ya veremos hasta dónde nos lleva, cómo y cuándo nos deja.
Y ahora el microbio, cuya grafía correcta del nombre abreviado es SARS-CoV-2, por la unión de SARS, CoV y el número 2, escrito todo exactamente tal como lo ve. La razón del dígito final se la imagina, ya existía otro miembro de la familia coronavirus (2002) por lo que había que diferenciarlos. De ahí que al primero, ahora, se le nombre SARS-CoV-1.
Recuerde, no confunda el nombre de la enfermedad pandémica con el del coronavirus que la origina, como dijo Burroughs ‘El lenguaje es un virus’. 
[Esta entrada apareció publicada el 17 de abril de 2020, en la contraportada del semanario Viva Rota, donde también la pueden leer]
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.

ÍNDICE


No hay comentarios :