La balanza no distingue el plomo del oro.

Anónimo

jueves, 7 de mayo de 2020

¿Es peligroso dormir con plantas? Ciencia académica (2)

(Continuación) A modo de prontuario le ofrezco lo que se suele encontrar en los libros de texto bachilleres, relativo al balance gaseoso de los vegetales, en los consabidos procesos de respiración celular y fotosíntesis.
Respiración celular
Las plantas como seres vivos que son respiran a lo largo de las 24 h de la jornada, tanto de día como de noche o, bien dicho, con luz y sin ella, exactamente igual que lo hacemos nosotros.
Desde el punto de vista metabólico la respiración es un proceso que se lleva a cabo en las mitocondrias sin necesidad de luz (energía), en el que a partir de un combustible, la glucosa, monosacárido de fórmula molecular C6H12O6 que tomamos de nuestro organismo, y un comburente,
el gas oxígeno, sustancia simple de fórmula O2 que tomamos de la atmósfera, obtenemos la energía necesaria para nuestras actividades vitales y liberamos a la atmósfera el gas dióxido de carbono, compuesto químico de fórmula molecular CO2 (g) y agua, compuesto químico de fórmula molecular H2O.
Luego en lo que respecta a este primer proceso de la respiración no hay diferencias entre vegetales y animales pues en ambos reinos y durante todo el día, con luz y sin ella, se consume oxígeno de la atmósfera y se libera dióxido de carbono y agua a la misma.
Fotosíntesis
Pero las plantas también realizan el proceso de la fotosíntesis aunque, eso sí, lo hacen sólo durante el día, o bien dicho, si reciben luz, sea natural del Sol o artificial de una lámpara. Se trata de una función potestativa del reino vegetal que los animales no pueden (podemos) realizar. Un proceso metabólico que tiene lugar en los cloroplastos donde, utilizando la energía de la luz y a partir del CO2 atmosférico y el H2O que toma por la raíz, se produce glucosa y O2 que libera a la atmósfera.
Luego de día (con luz) las plantas respiran, consumiendo oxígeno y liberando dióxido, y realizan la fotosíntesis, consumiendo dióxido y liberando oxígeno. Un doble, simultáneo e inverso intercambio gaseoso que no resulta en absoluto contradictorio ya que se debe a dos procesos independientes que tienen un historial biológico distinto.
Mientras que de noche las plantas, como cualquier hijo de vecino animado, sólo respiran consumiendo oxígeno y liberando dióxido, y de aquí el potencial peligro que, para algunos ignaros, supone dormir con ellas. Un peligro inexistente si nos atenemos a los números relativos del consumo vegetal y animal.
Para que se haga una idea, mientras una planta necesita menos de un 0,1 % del oxígeno que puede haber en una habitación, una persona consume de media entre un 2 y un 3 % del mismo, es decir entre un 20 y un 30 % más. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.


1 comentario :

Anónimo dijo...

Estoy interesada en esta cuestión y me gustaría saber cuándo la va a finalizar.