Los pájaros pueden pensar lógicamente y razonar al mismo nivel que los niños.

Jennifer Ackerman (1959)
, divulgadora y ornitóloga estadounidense

viernes, 28 de mayo de 2021

Titilar. Cáusticas

(Continuación) Sería una radiación cuyo valor de frecuencia estaría muy por encima del necesario y suficiente (1-10 Hz) desde el punto de vista energético, así que no, las estrellas no titilan vistas desde Marte. Es lo que hay astronómicamente hablando.

Un fenómeno óptico, el del titilar de las estrellas, que es más común y cotidiano de lo que nos pueda parecer, a pesar de que no nos resulte familiar ni la palabra, pero el caso es que se trata de un efecto que a poco que lo piense, seguro recuerda haberlo visto. Por ejemplo, en las cáusticas.

¿Qué son las cáusticas?

Aunque se trata de un término con varias acepciones, en la línea que nos trae hoy y desde el campo de la óptica, entendemos por cáustica a la envolvente de los rayos de luz reflejados o refractados por una superficie curva u objeto o a la proyección de esa envolvente de rayos en otra superficie.

El mismo término hace referencia también a la curva a la que los rayos de luz son tangentes, determinando una frontera de la envolvente de rayos como una curva de luz concentrada.

Así que son cáusticas las distribuciones de luz que sobre el fondo producen las ondulaciones de la superficie del agua, y que se mueven a medida que la superficie se ondula. Cada una de las crestas hace de lente convergente concentrando la luz en unas regiones a expensa de retirarla de otras. Podemos observar cáusticas en el mar, en una piscina, en un vaso con bebida, en el aire o proyectada en otra superficie.

Titilar es como fenómeno de las cáusticas que se producen en el fondo de la piscina en un día con sol, y así como en un día nublado no las vemos, ya que la luz penetra por varias “lentes” diferentes de forma simultánea y el efecto se compensa, por el mismo efecto los planetas no titilan.

Tirando de diccionario

Es mucho más lo que se puede decir de este fenómeno óptico, pero lo dejamos aquí, no sin antes, perdone mi deriva docente, tirar algo de su polisemia. Ya sabe que en mi biblioteca tengo un ejemplar en dos volúmenes, de la vigésima primera edición, al que recurro en cuanto tengo la menor duda.

Pues bien, en él leo que cáustica deriva del latín, y éste del griego, y significa ‘quemar’ de forma que uno puede ser cáustico ‘cuando es mordaz o agresivo en lo que dice’, o serlo un medicamento ‘si desorganiza los tejidos como si los quemase’.

Igualmente, en química, sosa cáustica es el nombre vulgar con el que se conoce al compuesto hidróxido de sodio (NaOH), una base química muy usada en la industria. Ya de la que va, el titular compuesto podría contener un tercer término, algo raruno, tililar. (Continuará)


[*]
 Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.


No hay comentarios :