La ciencia ha eliminado las distancias. (Cien años de soledad, 1967).

Gabriel García Márquez (1927-2014), escritor colombiano

martes, 13 de agosto de 2019

Apolo 11. Breve aproximación científico-técnica (21)

(Continuación) Se estima que la NASA puede tener alrededor de seis mil (6000) patentes sobre invenciones, que sirvieron para resolver las dificultades técnicas que se presentaron durante la exploración espacial y muchas de las cuales tienen aplicación en nuestra vida cotidiana.
Pero dejamos aquí este penúltimo encuentro, sobre el que sin duda volveremos dada su importancia y trascendencia, para ir dando forma al último de ellos, relacionado con la no ciencia, falsa ciencia, aciencia o pseudociencia, utilicen el término o expresión que deseen pues, aunque en puridad no son lo mismo si bien parecen igual, esa cuestión no hace al caso ahora. No es una cuestión de continente sino de contenido.
11.- APOLO 11 Y PSEUDOCIENCIAS
Y lo cierto es que, desde casi el principio, toda esta parte científica-técnica de la historia espacial estuvo acompañada de una serie de mitos, leyendas, bulos y teorías conspiranoicas, prácticamente falsas en su totalidad, de la que haremos un ligero repaso que iniciamos con todo un clásico relacionado con una creencia.
La de que la Gran Muralla China debía ser vista desde la Luna, junto a las cordilleras y los océanos con ese color azul tan particular, ¿la pudieron ver los astronautas desde la superficie del satélite?
1. ¿Se ve la Gran Muralla China desde la Luna?
Categóricamente NO. Se trata de una falsa creencia, de una credulidad, de un tópico errado y errático del que, la verdad, la ciencia en algunos casos no ha sabido dar buena cuenta divulgadora. En realidad, lo único que se ve desde nuestro único satélite es una hermosa esfera, blanca por las nubes, azul por los océanos, amarilla por los desiertos, verde por la vegetación y, apenas se perciben los contornos de los continentes, es decir todo de origen natural.
Pero de los objetos realizados por el hombre, a esa distancia (384 000 km) ni asomo de visibilidad, lo que no significa que la muralla no sea visible desde el espacio. Aunque, claro, la distancia a la que nos alejemos no puede ser excesiva.
Por ejemplo, esta impresionante fortificación -en la actualidad “solo” mide dos mil cuatrocientos kilómetros (2400 km), pero llegó a medir seis mil cuatrocientos (6400)- levantada por el primer emperador Qin Shi Huang a finales del siglo III a. C. y a lo largo de veinte (20) siglos, es visible a simple vista desde una órbita terrestre comprendida entre los 160 y 320 km. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



No hay comentarios :