La ciencia ha eliminado las distancias. (Cien años de soledad, 1967).

Gabriel García Márquez (1927-2014), escritor colombiano

viernes, 2 de agosto de 2019

¿Hay relojes de sol en Rota? (1) [CR-47]

Es probable que el lector atento y avisado recuerde que, con la pregunta del titular, les despedía la columna del pasado 24 de mayo, ‘Reloj de sol’, y que lo hacía a modo de “pantojil pregunta en el aire”. Pues bien, aunque con retraso y gracias a la inestimable colaboración de algunos vecinos de la villa, estoy en condiciones de contestarla y hacerlo afirmativamente.

Sí, hay relojes de sol en Rota, de los que les pongo negro sobre blanco una manita (5) y de todo tipo, circunstancia y condición, como en botica. Por haber los hay de adorno, en funcionamiento o, incluso, eliminado hace bien poco. Es lo que hay.
Pero antes de empezar con estos antañones instrumentos medidores del paso del tiempo, permítanme que les cite al menos dos roteños de pro que, no solo me han facilitado y no poco con sus conocimientos y medios documentales la realización de estas líneas, sino que, además, lo han hecho con una total generosidad y amabilidad.
Me refiero a los compañeros en tareas divulgativas Don Prudente Arjona Lobato (1945), autodidacta y polímata y, al actual cronista oficial de la Villa, Don José Antonio Martínez Ramos (1949). Muchas gracias a ambos. Y tras el formal capítulo continente de agradecimientos personales, continuamos con el contenido de fondo relojero, empezando por poniente. 
Reloj de sol del hotel Playa de la Luz. Se encontraba, desde 2006, junto a la piscina de este establecimiento de hostelería construido en 1966 sobre la antigua Almadraba roteña. Y aunque no tenía ninguna leyenda gnomónica, en la parte superior de su superficie llevaba la inscripción “40 años”, alusiva al tiempo transcurrido desde la construcción del mismo.
Les digo que se encontraba porque, hace apenas un par de años, fue desmontado como tal así que solo una decena mal contada le contemplaron. Realizado en mármol y con una varilla como gnomon, desde el punto de vista científico-técnico se trataba de un reloj ecuatorial que tenía grabadas las líneas de las horas y de las medias en numeración romana.
Provisto de dos caras, en la parte inferior del limbo de una de ellas, tenía incorporada una placa con características como las correcciones para leer la hora, el adelanto horario o las coordenadas del lugar, en este caso: 36° 37' 40,3" N; 6° 23' 03,6" W. 
Reloj de sol de la playa de la CostillaSiguiendo la línea de costa, de poniente a levante y ya en la playa de la Costilla, más en concreto en el muro de la bajada al paseo marítimo que está en la Plaza Jesús Nazareno, nos encontramos con él. Les dejo con un refrán, ‘Amigos y relojes de sol, sin nubes sí, con nubes no’. (Continuará).
 [*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.
[**] Esta entrada apareció publicada el 28 de junio de 2019, en la contraportada del semanario Viva Rota, donde también la pueden leer.

ÍNDICE


No hay comentarios :