El mal uso de las drogas no es una enfermedad, es una decisión, como pararte enfrente de un coche en marcha. Aunque también puedes llamarlo error de juicio.

Philip K. Dick (1928-1982)
, novelista estadounidense de ciencia ficción.

jueves, 13 de junio de 2019

Plazas de redondel no redondo: ovoidales (1)

(Continuación) Completamos este apartado con dos redondeles poligonales más y de un número de lados mayor a cuatro (4).
Plaza de toros de Ateca. Elevada sobre los cimientos de una plaza octogonal irregular, este coso zaragozano se construyó en 1860 y en su inauguración de 1865 toreó Francisco Arjona Reyes "Currito", hijo de Curro Cúchares el matador que citamos en la anterior plaza ochavada de Tarazona. Perdonen el nexo familiar taurino y poco más que decirles del coso de Ateca, pues no he andado por su albero.
Plaza de toros de Carratraca. Esta plaza malagueña data de 1878 y está enclavada en la falda de Sierra Blanquilla o de Baños teniendo buena parte de su graderío excavado en la misma roca. Construida desde el principio como plaza de toros, la envidiable acústica de la que goza la hace idónea para la celebración de actuaciones musicales.
En lo que respecta a su coso octogonal, es uno de los que por reglamentación tiene vetada la celebración de determinados festejos, dado el pequeño diámetro del ruedo que es de veinticinco metros (25 m), algo por debajo del mínimo que señala el Reglamento de Festejos Taurinos Populares de Andalucía y que es de treinta metros (30 m).
Ya hemos comentado que un tamaño inferior a este valor dificulta en exceso la lidia, por falta de espacio para llevarla a cabo, mientras que uno superior puede resultar agotador tanto para el animal como para el hombre. No la he visitado.
Y de las plazas de toros con redondel más o menos poligonal, pasamos a aquellas en las que predominan las líneas curvas, pero sin llegar a ser ‘redondas’, circulares ya saben por dónde voy. Son cosos con forma de ovoides irregulares.
Plaza de toros de Nimes. O Arènes de Nîmes, el ovalado anfiteatro romano de esta ciudad francesa construido en el año 27 a. C. y que fue escenario de cazas de fieras salvajes y combates de gladiadores. No lo conozco en persona.
Este coliseo o circo francés, quizás el mejor conservado del mundo romano, desde 1863 acoge festejos de toros entre otras actividades en su ruedo elíptico que mide 133 m de largo y 101 m de ancho. Y sin abandonar el sur de Francia y a solo unos treinta kilómetros (30 km) de Nimes nos encontramos con la localidad de Arlés.
Plaza de toros de Arlés. O Arènes d'Arles, el ovalado anfiteatro romano de esta ciudad francesa, construido a finales del siglo I de nuestra era. Las dimensiones de su ruedo son de 65 metros por 35 metros y, aparte de unos usos iniciales, en julio de 1830 acogió la primera fiesta taurina. Aunque no lo he visitado, a título de curiosidad quiero comentarles un par de quisicosas relacionadas con esta plaza.
Una es de reciente aniversario. El 2 de junio de 1934, ochenta y cinco años ya, el que sería extraordinario matador de toros cordobés Manuel Rodriguez ‘Manolete’ (1917-1947) se presentaba en este coso formando parte de un grupo taurino cómico conocido como ‘Los Califas de Cordoba’. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.


No hay comentarios :