El valor espera, el miedo va a buscar.

José Bergamín (1895-1983), escritor español

jueves, 6 de junio de 2019

‘Casablanca’ (1)

Una extraordinaria historia de amor cinematográfica. Que transcurre durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los nazis dominaban Europa y miles de refugiados huían del yugo alemán a través de la ciudad marroquí de Casablanca.
Y entre ellos, también lo hacen el líder de la resistencia francesa Victor Laszlo (Paul Henreid) y su esposa Ilsa Lund (Ingrid Bergman) quienes, en busca del contacto que les proporcione un salvoconducto, llegan al ‘Rick`s Café Americain’, propiedad de Rick Blaine (Humphrey Bogart), donde su inseparable Sam (Dooley Wilson) toca el piano, y al que acude con frecuencia el corrupto prefecto de la policía Louis Renault (Claude Rains). Una combinación explosiva de personajes.
Allí, Ilsa y Rick se reencuentran. Y es que años atrás fueron amantes y ella lo abandonó sin darle explicación alguna. Un misterio más por descifrar en medio del caos de la guerra, la ruptura de este sentimiento humano que es el amor, pues ellos se seguían amando. Pero la vida sigue y ahora Ilsa aparece como la señora Laszlo.

Aunque él, herido de amor, se ha construido una nueva vida y ella, enterrado su amor por él, se ha resignado a ser el fiel apoyo de su esposo, desde la primera escena en que aparecen juntos, todos sabemos que lo suyo, a pesar de los años, sigue vivo. Que por mucho que ellos lo nieguen, los rescoldos de la pasada pasión, han vuelto a avivarse. Casablanca. La película de una historia de amor perdido, reencontrado y destinado a perderse otra vez. Casablanca. El mito hecho cine.
Con unos diálogos insuperables. Que forman ya parte de nuestras vidas y acervo cultural.
RENAULT: Pero, ¿por qué demonios vino a Casablanca?
RICK: Mi salud. Vine a Casablanca a tomar las aguas.
RENAULT: ¿Qué aguas? ¿Las del desierto?
RICK: Bueno, me informaron mal.
RENAULT: Bueno, está usted en Rick`s, y Rick es ... un hombre del que yo me enamoraría si fuera mujer. Un ser extraño, misterioso. Así veo yo a Rick. Pero, qué estupidez hablar a una bella mujer de otro hombre.

ILSA: Rick, ¿quién es?
RICK: De todos los cafés del mundo, tuvo que elegir el mío.
ILSA: El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos.
RICK: Un día así no se olvida. (Continuará)
[*]  Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.
[Esta entrada fue publicada el sábado 18 de mayo de 2019, en el diario digital Rota al día]


No hay comentarios :