La ciencia ha eliminado las distancias. (Cien años de soledad, 1967).

Gabriel García Márquez (1927-2014), escritor colombiano

jueves, 30 de noviembre de 2017

¿Para qué sirve el ombligo? Medicina y Biología

(Continuación) Alguien que suele leerme por encima del hombro mientras tecleo, me recuerda lo inexacto de mi afirmación acerca de la inutilidad biomédica del ombligo.
Del que ya sabemos que nos indica el lugar donde estaba el cordón umbilical, un tubo que iba del vientre del feto a la placenta materna, dando paso a arterias y venas umbilicales que permitían la nutrición y oxigenación de la sangre del feto.
Una función vital durante el periodo de gestación que sin embargo desaparece cuando nacemos y es cortado, quedándonos como recuerdo el ombligo, ya sin conexión a ningún órgano interno y sin función alguna conocida.
No obstante el homo sapiens es un animal muy, muy, listo. Ya, según para que cosas me dirán, pero el caso es que en esto ha sabido encontrarle una aplicación médica. Me refiero a la técnica de exploración conocida como laparoscopia, seguro que les suena.
Se trata de un procedimiento médico que permite la observación de la cavidad pélvica abdominal, gracias a la introducción de una lente óptica a través de una pequeña incisión que se realiza ad hoc, por ejemplo, en el ombligo. Un tema que, comprenderán, deje aquí.
Lo que no queda aquí es la aplicación que el hombre le ha encontrado a esta región umbilical pues, por lo investigado hasta ahora, sabemos que se trata de todo un nido de bacterias, hongos y levaduras, vamos que existe todo un bioma ombliguil.
Bioma del ombligo. Investigaciones
Más de una investigación realizada en estos últimos años demuestra que nuestra cicatriz abdominal es, por así decirlo, todo un nido de microbios tan frecuentado, que aún hoy es imposible saber con certeza cuántos organismos y de cuántos tipos habitan en su interior.
Y es que en nuestro ombligo habitan todo tipo de bacterias y microorganismos como los estafilococos presentes en toda nuestra piel; el Bacillus, responsable de combatir contra virus y hongos, o los Micrococcus responsables de nuestro olor corporal. Los investigadores intentan averiguar qué tipos de bacterias y microorganismos son los más comunes.
De hecho existe un proyecto, el Belly Button Diversity Project (BBDP), llevado a cabo por un equipo de investigación de la Universidad Estatal de Carolina del Norte que anda en ello.
Y desde 2010 han identificado en un frotis realizado en una muestra de sesenta (60) ombligos, nada menos que un total de dos mil trescientos sesenta y ocho (2 368) especies diferentes de bacterias, de las que más de mil cuatrocientas (1400) eran desconocidas y sólo (8) ocho de estos microbios estaban presentes en más del setenta por ciento (70%) de las personas que, de promedio, tenían entre sesenta y setenta (60-70) especies. Unos números impresionantes.
Más o menos en la misma línea discurren los resultados obtenidos por el equipo dirigido por Robert Dunn de la misma universidad. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :