El científico no es aquella persona que da las respuestas correctas,
sino aquél quien hace las preguntas adecuadas.

Claude Lévi-Strauss, antropólogo francófono belga (1908–2009)

martes, 31 de julio de 2018

Enigma de los dos padres. Pragmática

(Continuación) Quedé en que cerraría la saga del paradójico enigma de los dos padres y lo intentaré hacer antes de que empiece el ferragosto andaluz, un asunto no menor como seguro sabe o intuye. Y para ello empezaré por la ciencia conocida como pragmática, pragmática lingüística o pragmaligüística.
Pragmalingüística
Una rama de la lingüística que estudia el modo en que el contexto influye en la interpretación del significado y según la cual, dicho contexto debe entenderse como un escenario e incluir en él cualquier aspecto extralingüístico como la situación comunicativa, el conocimiento compartido por los hablantes, las relaciones interpersonales, etcétera.
Según esta ciencia son varias las investigaciones y análisis en los que se deben considerar todos estos factores extralingüísticos, que condicionan el uso del lenguaje y sin embargo no se tienen en consideración en los estudios puramente formales.
Como tal cuerpo de conocimientos la pragmática forma parte también de otros campos como la filosofía del lenguaje, la comunicación y la psicolingüística y en su última evolución, quizás la más moderna, ha jugado un parte muy importante el filósofo británico Herbert Paul Grice (1913-1988) y su teoría de la interpretación de los enunciados.
Grice y sus máximas conversacionales
Básicamente dicha teoría es un análisis de la noción de significado lingüístico en términos de significado del hablante. Una herramienta para explicar de qué modo pueden ser entendidas las elocuciones no literales, basada en la existencia de un principio cooperativo general en la conversación, del cual derivan ciertas máximas específicas.
Unas máximas que se incluyen dentro de lo que Grice llama el principio de cooperación, que no es más que una especie de condición preparatoria que todos los participantes deben cumplir para que la conversación sea coherente y todos los interlocutores entiendan lo que se están diciendo. Lo que no ocurre en el enigma de los dos padres.
Su trabajo, recopilado en su obra Studies in the Way of Words, no es nada normativo y de hecho el propio autor se dio cuenta de su insuficiencia, al ser consciente de que hablar es bastante más que dar y/o recibir una información y que, en efecto, hacían falta otras máximas. No obstante murió antes de poder ampliar o reformular su teoría.
Bueno ya ven que no he podido cumplir con mi intención de cerrar la saga del paradójico enigma parental y me he quedado sólo en el intento, pues acaba el mes y no les he dicho ni pío del comentario estudiantil de hace unas fechas, ¿Es lo mismo el subconsciente que el inconsciente?
Pero es que, como dice el dicho taurino: “El torero propone, Dios dispone y el toro lo descompone”. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :