Equipado con sus cinco sentidos, el Hombre explora
el Universo que lo rodea y a sus aventuras las llama Ciencia.

Edwin Hubble, astrónomo estadounidense (1889-1953)

jueves, 5 de julio de 2018

AM-FM: Fessenden y Armstrong

(Continuación) Básicamente se suelen distinguir siete (7) segmentos, a saber: ondas de radio, microondas, infrarrojo, visible, ultravioleta, rayos X y rayos gamma. Cada una de estas ondas viene caracterizada por un valor de frecuencia, longitud de onda (λ) y energía (E) aunque todas viajan juntas a la misma velocidad (c).
En nuestro caso, las de AM está incluida en la banda o región de las ondas de radio o radioondas junto a las de FM; ondas corta, media y larga; y las de televisión, VHF (very high fecuency) y UHF (ultra high frecuency).
Producidas todas ellas por dispositivos electrónicos oscilantes, son las de menor frecuencia de todo el espectro (3·101-3·109 Hz) estando su longitud de onda comprendida entre los diez kilómetros y los diez centímetros (10 km-10 cm). Como ya saben se emplean en telecomunicaciones, radiodifusión, etcétera.
En concreto las de AM tienen su rango de frecuencia comprendido entre los quinientos treinta y cinco kilohercios y los mil setecientos cinco kilohercios (535 kHz-1075 kHz).
FM, una técnica de transmisión y una banda de frecuencia
La sigla FM también está asociada a una técnica, la de modulación en frecuencia, que no es más que otra forma de variar la onda portadora de las señales eléctricas consistente en modificar el valor de la magnitud frecuencia de la onda portadora de la radiofrecuencia.
En ella la amplitud de la onda modulada FM se mantiene constante mientras varía su frecuencia, de modo que la información está contenida en la frecuencia de la onda FM. Una técnica que fue inventada y patentada el día después de la Navidad de 1933 por el ingeniero estadounidense Edwin Armstrong (1890-1954).
Un guiño conmemorativo a la primera emisión y recepción de Fessenden en la Navidad de 1906, veintisiete años antes, pero que tuvo que esperar casi un par de años más para hacerse realidad. El 5 de noviembre de 1935 el estadounidense demostraba lo equivocado que estaban los teóricos de asunto de esa época, que afirmaban que una radio de frecuencia modulada nunca, jamás, podría funcionar.
En una reunión del Instituto de Ingenieros de Radio en el Empire State Building de Nueva York, se desplazó en su dial a través de una amplia gama de emisoras de AM, hasta que sintonizó una emisión que había generado a veintisiete kilómetros (27 km) de distancia.
Y con una claridad, como nunca se había oído en un dispositivo eléctrico, se oyó la voz de un locutor diciendo: “Ésta es la emisora aficionada W2AG en Yonkers, Nueva York, operando en una frecuencia modulada de dos metros y medio”.
 Si los operadores de radio en los barcos pudieron oír a Fessenden tocando el violín y leyendo un pasaje de la Biblia, casi treinta años después, la audiencia del Empire State Building neoyorquino, hizo lo propio con, les cito textualmente: “Se vació un vaso de agua delante del micrófono en Yonkers, y sonó como vaciar un vaso de agua. Se arrugó y rasgó un papel, y sonó como un papel y no como un fuego crepitando en mitad del bosque. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



1 comentario :

Anónimo dijo...

Me resulta bastante interesantes las entradas que relacionan ciencias y música. Claras y rigurosas. Enhorabuena