Es siempre lo sencillo, lo que genera lo maravilloso.

Amelia Barr (1831-1919)
, maestra y novelista británica.

lunes, 12 de abril de 2021

Literatura, pintura y ciencia

A mediados del pasado mes marcero y dentro de la categoría de Libro recomendado, le enroqué la reseña del libro Un día en la vida de un virus poseedor de una singular portada pictórica que atrajo la atención de Elena, una lectora interesada en la historia de la misma. Pues bien, he aquí lo averiguado.

Obra y autor original

La obra clásica representada lleva por nombre La buenaventura, aunque también es conocida como La adivinadora de la fortuna (en francés, ‘La Diseuse de bonne aventure’), un óleo sobre lienzo que fue pintado hacia 1630 por el barroco francés Georges de La Tour (1593-1652) y pertenece a su primera época, la de los cuadros “diurnos”.

El motivo pictórico es una picaresca escena de la época que transcurre de día, y en la que un joven rico, probablemente incauto, se ve rodeado de cuatro ladronas que lo “envuelven”. Mientras una, la de más edad, lo entretiene leyéndole la fortuna en la mano, otra, situada a su derecha, le roba la bolsa de monedas del bolsillo de su pantalón, estotra, a su espalda, le corta una cadena de oro que le cuelga del hombro y esotra, la cuarta, les hace la cobertura.

Del pintor, el más famoso de los tenebristas franceses, tan solo apuntar que murió en una de las regulares repeticiones que tuvo la Peste negra en toda Europa a lo largo de los siglos XIV, XV, XVI y XVII, convertida ya en una enfermedad endémica.

Conocida como segunda plaga o peste pandémica hoy sabemos que fue causada por la bacteria Yersinia pestis, que existe en varias especies de pulgas parasitas presentes en la naturaleza, por ejemplo, en las ratas que habitan en las infraestructuras urbanas.

Interpretación y artista

La interpretación de este cuadro que ilustra la portada del libro citado lleva por título Confianza en tiempos de enfermedad y su temática habla de la vulnerabilidad y la importancia que adquiere la confianza y la comunicación cuando la sociedad se ve afectada por el miedo.

Esta obra, inspirada en la pandemia infecciosa COVID-19 causada por el coronavirus SARS-CoV-2, forma parte de la serie ‘El invierno de las máscaras faciales’ en la que algunas obras maestras clásicas de la historia europea, son utilizadas como símbolos de la vulnerabilidad de la cultura, la humanidad e incluso la propia civilización. Una serie en la que cada obra representa un aspecto de la vida bajo una pandemia.

Lo lamento, pero de su autor solo sé que es el artista e ingeniero cartográfico digital noruego Trygve Skogrand (1967). Y hasta aquí, la ecuación que ya conoce:

ARTES + CIENCIAS = HUMANIDADES

[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.


No hay comentarios :