A veces sucede así en la vida, y cuando son los caballos
los que han trabajado, es el cochero el que recibe la propina.

Daphne du Maurier (1907-1989), escritora británica

martes, 3 de septiembre de 2019

Apolo 11. Teoría conspiranoica lunar (y 7)

(Continuación) En lo que respecta a la ausencia de paralelismo, de un lado les diré que no es más que el efecto que provoca el hecho de pasar de las tres dimensiones de un objeto real, a una imagen plana de dos dimensiones, debido a la técnica de la perspectiva. Un efecto que es universal, ocurre tanto en la Luna como en la Tierra.
De otro que, como antes, hay que tener en cuenta la orografía del terreno y lo irregular de su superficie causantes de que las sombras no tengan por qué ser paralelas al ser proyectadas sobre él.
Y de estotro que, dicha ausencia de paralelismo, también se debe a que se encuentran a mucha más distancia de lo que realmente parece, algo que suele suceder en la Luna.
En varias ocasiones, los geólogos que seguían las misiones desde el centro de control pidieron a los astronautas que se inclinaran para recoger una roca que parecía estar a su lado, cuando en realidad ésta se encontraba a mayor distancia. Es un fenómeno consecuencia de la orografía que la gente del campo por experiencia propia conoce bien. Nada está tan cerca como parece en un principio.
Por último y sobre el hecho de que en la sombra se puedan ver bien iluminados a los astronautas la razón es bien simple. Por supuesto no es, como sostienen los negacionistas, porque estén siendo iluminados por una fuente artificial de luz, al ser una grabación realizada en nuestro planeta. No.
Resulta que esa iluminación la proporciona el propio suelo lunar, que refleja gran parte de la radiación que le llega del Sol, haciendo que ésta rebote hacia la dirección de la que provenía. Es un fenómeno lumínico similar al que se produce en la playa, donde no solo recibimos la luz directa de nuestra estrella sino la reflejada por la arena y el agua.
Pues por la misma razón podemos ver iluminados a los astronautas, cuando están de pie en plena sombra así como otros objetos verticales. Y no les canso más. De todas estas incongruencias lunáticas el profesor Eugenio Fernández Aguilar, magnífico divulgador científico, da cumplida cuenta en su libro La conspiración lunar ¡Vaya timo! cuyo título es por sí solo toda una declaración de intenciones. Muy recomendable. (¿Continuará?)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



No hay comentarios :