Si en mi tarjeta pusiera Emilio en lugar de Emilia, qué distinta habría sido mi vida.

Emilia Pardo Bazán
, polímata española (1851-1921)

martes, 23 de agosto de 2016

‘Earthrise’ (y 2)

(Continuación) Situado en Robledo de Chavela, ya les enroqué en otra ocasión que se trata de la única instalación de la NASA fuera de los EE. UU., que colabora con el INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial Esteban Terradas) y que, además, pertenece a la Deep Space Network (DSN) o Red del Espacio Profundo.

No una sino dos
Y fue la primera de sus antenas, colocada en 1961, la que recibió la susodicha fotografía y dos (2) días después, el 25 de agosto, una segunda aunque muy parecida.

Lo más espectacular de todo es que se realizó gracias a un computador, una técnica hoy usual pero que en esos momentos estaba en sus inicios, y que la potencia total del equipo utilizado era de tan solo veinte vatios (20 W).


Increíble pero cierto.

De la escena de la imagen en blanco y negro comentarles que en primer plano y en su parte inferior, vemos unos quinientos kilómetros (500 km) de horizonte lunar, es decir aproximadamente un cuatro coma cinco por ciento (4,5 %) del mismo.

Como saben el radio lunar es de mil setecientos treinta y siete kilómetros (1737 km) y la longitud de su circunferencia, como la de todas, viene determinada por la fórmula, L = 2·π·r.

Y de la resplandeciente Tierra, a la que vemos en segundo plano sobre un cielo negro por encima del horizonte lunar, está nada menos que a trescientos ochenta mil kilómetros (380 000 km). Impresionante.


La primera fotografía original
Dos les decía eran las fotografías que sacó el Luna Orbiter I, pero ninguna de ellas es con la que arrancó la entrada anterior, que ya les prevenía estaba retocada por la NASA.

La imagen original, que se tomó durante la décimo sexta (16 ª) órbita de la sonda, tenía en realidad muy poca definición y como se pueden imaginar se ve mucho peor, con menos nitidez.

Ha sido gracias a la nueva tecnología disponible y el software de retoque fotográfico, que hoy la podamos ver restaurada y mejorada sustancialmente.

A destacar en este sentido el Lunar Orbiter Image Recovery Project (LOIRP) o Proyecto de Recuperación de Imágenes del Orbitador Lunar, que en el 2008 utilizó las cintas analógicas originales para realizar un procesado digital que permitió la mejora en la resolución de las imágenes.

Lo ha hecho con las fotografías de las cinco (5) sondas estadounidenses de reconocimiento automático. Y en dicho proceso se pudieron revelar muchos detalles que habían pasado por alto de aquellas fotografías.

Hasta tal punto ha mejorado la calidad de las imágenes que se piensa que podrían ayudar a futuras misiones con destino a la Luna.


Otras fotografías terráqueas
Sean las retocadas o las originales, las que les he mostrado son las primeras fotografías de la Tierra tomadas desde la Luna. Así que del satélite al planeta a través del espacio y mediante radioondas.

Pero no son las primeras que el hombre ha hecho de este cuerpo celeste en el que vivimos, alejándose del mismo por un medio u otro. No.

Esta de la fotografía a distancia es una interesante historia, que se remonta a los años treinta del siglo pasado.

De ahí que busquemos mejor momento para contarla.



No hay comentarios :