La incompatibilidad entre ciencia y religión es simple:
un científico no creerá nada hasta que lo vea, y
un hombre religioso no verá nada hasta que no crea en ello.

Charles Lyell (1797-1875), geólogo británico y fundador de la Geología moderna.

miércoles, 13 de enero de 2021

¿Es lo mismo el hielo que la nieve?

Pues sí, no y viceversa. O si cantinfleamos un poco con las palabras, valga el remedo del humorista mexicano en su película Ahí está el detalle (1940), cuando es encarcelado y se defiende ante el juez haciendo muestra de su hablar disparatado, incongruente y, sobre todo, sin decir nada en absoluto.

Es cuando dice: “Ahí está el detalle, señor juez, no es lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario”. Pues eso, hielo y nieve no son lo mismo, pero en realidad lo son. Así que no es lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario, ahí radica el detalle.

Desde el punto de vista de la ciencia la situación es algo parecida a lo que le escribí, hace ahora precisamente un año, acerca de otra pareja de materiales de lo más cotidiano, el vidrio y el cristal (¿Es lo mismo el vidrio que el cristal?), pero del que ya le aseguro que no me extenderé tanto.

Son lo mismo. Composición y estado físico

Sí porque, desde el punto de vista químico, ambos son formas sólidas del compuesto químico inorgánico que conocemos desde los tiempos escolares como agua -de nombre IUPAC óxido de dihidrógeno u oxidano y de fórmula H2O-, cuya molécula está constituida por dos átomos de hidrógeno (H) y uno de oxígeno (O).

Se trata de una sustancia que en la naturaleza se encuentra en tres estados (sólido, líquido y gas), de los seis estados de agregación de la materia que por ahora sabemos que existen, siendo hielo y nieve dos de las formas sólidas en las que se puede presentar. Cuando está en forma gaseosa se la denomina vapor (de agua) y se reserva la palabra agua para la forma líquida.

Y sí también porque, tanto uno como otra, se obtienen a bajas temperaturas, es decir son dos formas de agua congelada. Sin embargo, a pesar de ser la misma sustancia química y encontrarse en el mismo estado sólido, no son lo mismo desde un punto de vista físico porque no se producen en las mismas condiciones. Para empezar, hielo y nieve se diferencian en su formación.

No son lo mismo. Formación

En general con la palabra hielo designamos a toda forma sólida del agua, agua congelada, independiente de cómo y dónde se formó o cómo están unidas sus moléculas en la estructura. Dicho así la escarcha del campo es hielo, los cubitos que compramos en bolsas o preparamos en el congelador de nuestro frigorífico son hielo y, hasta la misma nieve si nos apuramos puede ser otra forma de hielo.

Mientras que reservamos la palabra nieve para el vapor de agua atmosférico congelado, debido a una extremadamente baja temperatura (<0 ºC), que cae al suelo desde las nubes. Es decir, el hielo es agua congelada de cualquier modo y en cualquier momento y lugar, mientras que la nieve es vapor de agua congelado que cae en un fenómeno meteorológico que denominamos nevada. (Continuará)

[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.


No hay comentarios :