El otoño es triste para el que no sabe divertirse.

Céline Blondeau (1985), científica francesa

viernes, 13 de noviembre de 2020

‘Lucero del alba’ y el mundo de las artes (y 2)

(Continuación) No entro en absoluto en un análisis e interpretación artística de los elementos que conforman la pintura ‘La noche estrellada’ de Van Gogh, ya conoce mis limitaciones en ese terreno, pero hay algunos detalles científicos en el mismo, y creo que interesantes, sobre los que llamo su atención.

De ahí que sigamos con el cuadro, solo que ahora desde el campo científico, en particular de la astronomía y abandonemos por tanto el artístico, un cambio que no hace al caso con respecto a los intereses culturales pues al fin y al cabo no salimos de las humanidades, que es lo que hacen los hombres. (Humanidades = Artes + Ciencias)

… y Ciencias

Y entre esos detalles está, por ejemplo, la Luna gibosa menguante dibujada en la parte superior del cuadro, una fase del satélite algo incorrecta desde el punto de vista astronómico para esas fechas y a la que volveremos a la menor ocasión.

También el, sin embargo, correcto dibujo de Venus (estrella de la mañana), que por los datos astronómicos que tenemos era visible y tan brillante en el amanecer de esa primavera de 1889 en la Provenza, como aparece en la pintura. “Esta mañana vi el campo desde mi ventana mucho antes del amanecer sin nada más que la estrella de la mañana, que se veía muy grande”. Es el objeto celeste que está justo a la derecha del ciprés, el más brillante de todos después del satélite.

O la figura arremolinada en la parte central del cielo que bien puede representar a una galaxia espiral (hay quien piensa que a un cometa) y que algunos exégetas atribuyen a la influencia que pudo recibir el pintor de las populares ilustraciones que existían en la época.

Unas realizadas por el astrónomo francés Camille Flammarion (1842-1925) que incluían dibujos de nebulosas espirales, que es como se denominaban por aquel entonces a las galaxias, tal y como se veían y fotografiaban a través de los telescopios.

¿Por qué se dice “hasta el lucero del alba”?

Y tras la breve incursión en las ciencias, vuelvo de nuevo a las artes en particular a la gramática (“…Y sin calor de nadie y sin consuelo voy de mi corazón a mis asuntos”, perdonen esta mi elegiana deriva del poeta oriolano) asociada a la locución del subtítulo.

Con ese grupo estable de dos o más palabras -que funciona como una unidad léxica con significado propio, no derivado del literal de las palabras que lo forman, eso es una locución gramatical- nos estamos refiriendo a cualquier persona, a cualquiera, de hecho, a todo el mundo.

Y así decimos expresiones como: “Se va a enterar hasta el lucero del alba”, “Decírselo hasta al lucero del alba” o “Lo sabe hasta el lucero del alba”. Forma parte del lenguaje popular y se suele usar como amenaza de divulgar algún escándalo o situación privada, o también como constatación de que todo el mundo se ha enterado de un chisme o de una intimidad, de una murmuración o de una privacidad. (Continuará)

[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.

 


1 comentario :

una seguidora cienciaherida dijo...

Estoy muy interesada en la relación científico-musical de la canción ‘Angel of the morning’ (1967) de Juice Newton y el fenómeno astronómico del lucero del alba. Espero que no tarde mucho en "enrocarlo". Me gusta las temáticas que escoge para el blog. Gracias