El amor por todas las criaturas vivientes es el más noble atributo del hombre.

Charles Darwin (1809-1882)
, biólogo británico

domingo, 5 de enero de 2020

‘Smooth Criminal’ español [CR-67]

Le sitúo. Me refiero a la coreografía de la canción ‘Smooth Criminal’ (1987) de Michael Jackson, y más en concreto a ese movimiento en el que los bailarines consiguen inclinarse hacia adelante 45 º para, desafiando a la fuerza de la gravedad, hacerlo con el cuerpo recto y sin caerse. Algo increíble pues la mayoría de los bailarines, aunque tengan un tronco “muy fuerte”, solo consiguen una inclinación máxima de 30 º ¿Cómo lo hicieron? ¿Fue un truco de magia? ¿Fuerza muscular sobrehumana? ¿O fue técnica, es decir, ciencia aplicada?
Pues hubo de los tres. Una parte trucada de ilusionismo, la puesta en escena de todo espectáculo; otro tanto de ejercicio muscular, no digo yo sobrehumano, pero si al alcance de muy pocos; y por supuesto, el uso de unos zapatos especiales que el propio artista diseñó y patentó (1992). Una magnífica condición física y una extraordinaria fuerza en distintas partes del cuerpo como: el tendón de Aquiles, la parte posterior de cada pierna y los músculos de la columna vertebral, a fin de poder soportar semejante presión sin lesionarse.
Solo así se puede mantener la imposible relación que se establece entre fisiología y física, cuando el cuerpo está inclinado hacia delante y su centro de gravedad se desplaza de la segunda vértebra sacra, mientras está erguido, a las articulaciones del tobillo y el tendón de Aquiles. Y naturalmente los zapatos, con el hueco en forma de “v” de su tacón que permite engancharlos a unos tornillos o pernos fijados en el suelo del escenario. Es de esta forma como el cantante y sus bailarines pueden inclinarse en un ángulo en principio imposible, al quedar los zapatos fijados al piso del escenario y el cuerpo a los zapatos. Sin ellos, en términos de biomecánica, es imposible de toda imposibilidad inclinarse hasta los 45 º.
Y por supuesto que, sin duda alguna, el artista es oficialmente el autor del invento pues él lo patentó, sin embargo, no es menos cierto que no fue el primero en realizar dicho número. No. Resulta que existe un precedente español -más en concreto sevillano y de La Puebla de Cazalla para más seña-, protagonizado por José Gómez Salvadori. Es de 1964 y pertenece al espectáculo que un grupo de payasos, ‘Les Salvadori’, realizaron en el programa de televisión que presentaba Bing Crosby. Pueden ampliar información y ver vídeos en el blog ‘Enroque de Ciencia’.


¿Copió el estadounidense del español? A ciencia cierta no se lo puedo afirmar, pero lo cierto es que parecerse se parecen y mucho, por lo que lo dejo aquí. Juzguen ustedes. Lo que sí afirmo es que hay que patentar siempre por si acaso, otra cuestión es la afirmación unamuniana del ‘¡Que inventen ellos!’.
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.
[**] Esta entrada apareció publicada el 20 de diciembre de 2019, en la contraportada del semanario Viva Rota, donde también la pueden leer.




No hay comentarios :