El amor por todas las criaturas vivientes es el más noble atributo del hombre.

Charles Darwin (1809-1882)
, biólogo británico

jueves, 9 de enero de 2020

‘La guerra de los químicos’ o la PGM (y 2)

(Continuación) Dos magníficas aportaciones, vuelvo a Fritz Haber, la de la síntesis amoniacal y el ciclo evaluador energético, de las que sentirse orgulloso por supuesto, pero diametralmente diferentes en significado, a aquella otra que le hizo acreedor del más que dudoso título de ‘padre de la guerra química’.
Un calificativo que le sobrevino por su trabajo sobre el despliegue bélico, no solo del gas cloro (Cl2) mencionado sino el de otros gases venenosos durante la PGM. Una desgraciada dualidad científica que viene a ser como la variante química del literario ‘doctor Jekyll y señor Hyde’ stevensoniano. O la sombra y luz que conforman el claroscuro del ser humano, casi de cualquiera, aunque bien es cierto que hay sombras que son más alargadas que otras y a veces, quizás, demasiado alargadas.
Pero tras los gases lacrimógenos (bromoacetato de etilo y bromuro de xililo) e incapacitantes (cloro), el hombre dio paso a otros gases de efectos más nocivos o letales, que bueno es el autodenominado homo sapiens para según qué cosas.
Otro gas letal: fosgeno
Y es que el cloro, como arma química, pronto se mostró ineficaz no ya porque era detectado con facilidad, al producir una nube verdosa claramente visible y con un fuerte olor, sino porque su efecto casi se eliminaba con el simplen método de cubrir boca y nariz con un paño húmedo, ya que es un gas soluble en agua. Unas limitaciones que no presentaba el gas fosgeno, dicloruro de carbonilo de fórmula COCl2, difícil de detectar al ser incoloro y tener un olor parecido al del “heno enmohecido”, y que fue utilizado por los franceses ese mismo año de 1915 bajo la dirección del químico francés Victor Grignard (1871-1935).
Que fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1912, por sus estudios de los alcoholes mediante la reacción Grignard, y que compartió con su compatriota Paul Sabatier. Grignard también colaboró en el desarrollo y la aplicación de otras armas químicas como el gas mostaza y nuevos explosivos.
En realidad el fosgeno, abro paréntesis bachiller, fue sintetizado por primera vez casi un siglo antes, en 1812, por el médico y químico amateur inglés John Davy (1790-1868), muy bien emparentado por cierto ya que era hermano del conocido químico Sir Humphry Davy y primo de Edmund Davy. Cierro paréntesis pero me guardo el nexo familiar para más adelante.
Ahora vuelvo a la segunda década del siglo XX y en concreto a finales de 1915 cuando el fosgeno, un gas más mortífero que el cloro, empezó a mezclarse mitad y mitad con éste, a efectos de hacerlo más tóxico y menos denso, favoreciendo así su diseminación entre las tropas enemigas. Tan feliz idea vino del lado del bando alemán que llevó a cabo el primer ataque con cloro/fosgeno cerca de Ypres, el 19 de diciembre de 1915. Y tras la idea un viejo conocido de esta historia, el químico alemán Fritz Haber, ya saben ‘el padre de la guerra química’.
Gas mostaza, otro letal
Pero el progreso letal de los gases no quedó en el cloro, el fosgeno o en su mezcla, no, el hombre dio un paso más y desarrolló el gas mostaza, con toda probabilidad el más infame y efectivo de la PGM, que fue utilizado por los alemanes en julio de 1917 en la que fue la Tercera Batalla de Ypres, localidad belga de donde toma el nombre de iperita, cómo bien me informó el bueno de Rafael. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.


No hay comentarios :