Yo no uso drogas, mis sueños ya son lo suficientemente horribles.

M.C. Escher
, artista neerlandés (1898-1972)

jueves, 14 de enero de 2016

‘Space Oddity’ en órbita espacial (1)

Tras el luctuoso sucedido hace unos días, el archivisitado vídeo de la versión musical de Space Oddity, grabado en mayo de 2013 por el astronauta canadiense Chris Hadfield (1959) desde el espacio, cobra nuevo sentido.

Lo hace desde que el pasado 10 de enero de 2016, el célebre artista británico David Bowie (1947-2016) fallecía a los sesenta y nueve (69) años, tras dieciocho (18) meses de batalla contra el cáncer, como bien sabe.

De la versionada canción, poco que añadir a lo que imagen y sonido del susodicho vídeo ofrecen por sí solos.


Acompañado tan sólo de los rasgueos orbitales de su sencilla guitarra acústica, y de algunos sonidos ambientales que el mismo Hadfield grabó en la Estación Espacial Internacional (en inglés, International Space Station o ISS), esta versión del clásico de Bowie es una especie de tributo al cantante.
ISS
Un tributo que no único, pero sí de altura.

Pues la estación se encuentra a unos cuatrocientos kilómetros (400 km) de la superficie terráquea, es decir a unos seis mil ochocientos kilómetros (6 800 km) de radio orbital.

Y se desplaza a unos veintiocho mil kilómetros a la hora (27 743 km/h), o lo que es lo mismo a siete coma siete kilómetros al segundo (7,7 km/s).

Una velocidad orbital a tener en cuenta ya que viene a implicar que tarde tan sólo noventa y tres minutos (92 min 52 s) en dar una vuelta completa a la Tierra, nuestro planeta.

Un valor de la magnitud periodo, que conlleva la curiosa consecuencia astronómica de poder ver, desde dentro de la estación, casi dieciséis amaneceres al día, más exactamente 15,561.

Un simple cálculo bachiller, ya que basta dividir la duración del día (24 h) entre la hora y media que tarda la estación en dar una vuelta.

Una ISS que el pasado día 2 de noviembre cumplía su décimo sexto (16º) aniversario, desde que fuera habitada por primera vez en el 2000. Desde entonces ha albergado a astronautas de forma permanente y no ha parado de funcionar.

Funcionar las veinticuatro horas (24 h) del día, los siete (7) días de la semana, las cincuenta y dos (52) semanas del año, de los dieciséis (16) que lleva en órbita.


Y no ha dejado de hacerlo operando como lo que es.

La mayor plataforma experimental de investigación científica ideada por el ingenio del hombre, para acercar el Universo a la Humanidad. Un empeño donde los haya. (Continuará)



1 comentario :

una seguidora del blog dijo...

Gracias por la rapidez