La ciencia no sabe de países, porque el conocimiento pertenece
a la humanidad y es la antorcha que ilumina el mundo.

Louis Pasteur, científico francés (1822-1895)

lunes, 2 de julio de 2018

Toros, ciencia y aviación

(Continuación) Una fama que se basa en dos pilares. Uno, los tres (3) aviones de combate que la aviación italiana cedió a los españoles y otro, los hombres designados para tripularlos.
Fiat CR-32 y tripulación
Fueron cazas del modelo Fiat CR-32 (fueron bautizados popularmente con el nombre de “Chirri”), un biplano pequeño, con un motor lineal de 12 cilindros en V de 600 CV de potencia, veloz (360 km/h), gran maniobrabilidad y alcance (780 km), provisto de dos ametralladoras sincronizadas, y capaz de cargar hasta cien kilogramos (100 kg) de bombas, que en poco tiempo se mostró como un peligroso rival para cazas más rápidos y mejor armados que él.
Una eficacia bélica debida naturalmente a los primeros hombres que los pilotaron, la terna de capitanes del Ejercito del Aire constituida por Joaquín García-Morato, Narciso Bermúdez de Castro y Julio Salvador Díaz-Benjumea, tres excelentes pilotos de caza.

Ellos junto a sus máquinas constituyeron el embrión de la famosa Patrulla Azul, que terminaría convirtiéndose en el mejor grupo de caza durante la guerra civil, lo que la haría muy conocida en ambos bandos contendientes.
Y como cualquier unidad de aviación que se precie adoptó una insignia que el mismo  García-Morato eligió. Un emblema consistente en un círculo blanco rodeado de una franja de color azul, en cuyo centro tres aves que volaban en formación de flecha les representaban.
Simbología del emblema
Un halcón, símbolo del arrojo y gallardía, por García-Morato. Según el DEL de la RAE se trata de un “ave rapaz de la que existen varias especies, de mediano tamaño y vuelo rápido, con cabeza pequeña, pico fuerte, curvo y dentado en la mandíbula superior, plumaje de color variable con la edad, y que a veces se adiestra para la caza de aves”.

Una avutarda por Bermúdez de Castro, dada su corpulencia y pelo rubio. Según la misma fuente anterior consultada se trata de un “ave gruiforme, muy común en España, de unos 80 cm de longitud desde la cabeza hasta la cola, de color rojo manchado de negro, con las remeras exteriores blancas y las otras negras, el cuello delgado y largo, y las alas pequeñas, por lo cual su vuelo es corto y pesado”.
Y un mirlo por Salvador, dada su pericia pilotando y por lo negro de su pelo. En dicho diccionario leemos que se trata de un “pájaro de unos 25 cm de largo. El macho es enteramente negro, con el pico amarillo, y la hembra de color pardo oscuro, con la pechuga algo rojiza, manchada de negro, y el pico igualmente pardo oscuro. Se alimenta de frutos, semillas e insectos, se domestica con facilidad, y aprende a repetir sonidos y aun la voz humana”.
Esas fueron las encarnaciones elegidas, dicen que en las Fuerzas Aéreas Españolas todo tiene su razón de ser, y las mismas que han llegado hasta nuestros días. Pero por aquel entonces era un emblema sin lema o leyenda aún. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



No hay comentarios :