La ciencia es el padre del conocimiento,
pero las opiniones son las que engendran la ignorancia.

Hipócrates, médico griego (460-370 a. C.)

martes, 10 de julio de 2018

¿Tienen los Miura tienen una vértebra de más? Hipótesis morfológica (1)

(ContinuaciónEl mismo código que les obligaba a anunciarse con cierta frecuencia en los carteles, con animales de encastes duros como los Miura. No es que no tuvieran vacadas preferidas para sus tardes de gloria, por supuesto que sí, y naturalmente que hacían uso de la prerrogativa de ser primeras figuras del toreo para imponerlas en ciertos festejos. Cómo no. Pues claro.
Pero ese comportamiento en absoluto era incompatible ni les eximía de medirse una tarde, en ferias importantes como Sevilla, Madrid, Pamplona, con dos de estos morlacos. De hecho esa lidia la veían no solo compatible, sino complementaria y congénita a su condición de matador de primera línea.
Vamos que había que lidiarla sí o sí, y además sólo y nada menos que por el mero hecho de sentirse y saberse torero. Pero eso era antes, en los antañones taurinos.
En la actualidad y desde hace unos cuantos años los nuevos aires de la tauromaquia traen otras corrientes ‘toreristas’, y ya los primeros espadas no tienen a gala lidiar miuras y triunfar con ellos. Si lo piensa un momento no encontrará una sola figura del actual escalafón que lo haga, y lo que es peor aún, algunas de ellas lo más cerca que han estado de un Miura es en fotografía.
O eso es lo que dicen las lenguas anabolenas del mundillo taurino, de un matador que pasa por ser el culmen del paroxismo. Pero bueno, qué sabrá uno siendo además quien es. Así que vaya usted a saber.
Descartada la categoría de naturaleza histórica, “han matado más toreros que ninguna otra”, como explicación del peligro cierto que el encaste tiene, cambiemos de tercio y vayamos por la segunda, la morfológica.
De naturaleza morfológica: “Tienen una vértebra de más”
Es la más conocida de las leyendas que orbitan alrededor del ‘universo miura’, como justificación de que, supuestamente, esta ganadería sea más capaz de alcanzar a un torero que otras.
Una hipotética vértebra que haría que su cuello fuera más largo y, de esta forma, se pudiera volver más rápido, dando esos violentos “gaitazos” que sorprendían a los toreros. Un distintivo morfológico que distinguiría a los especímenes de este hierro del de los demás congéneres y que es falso de toda falsedad como es bien fácil de comprobar: basta con ir a un matadero y contar.
Nunca nadie ha aportado nada que se parezca a una prueba científica, de modo que los Miura no tienen una vértebra más que el resto de sus congéneres aunque, siempre hay un pero en cualquier cesta de la vida, puede que haya parte de razón en esta imaginativa especulación transmitida vía oral, que roza la pseudociencia.   
Ya que estoy, abro un corto paréntesis a propósito de la falsa vértebra de más de nuestros astados, han de saber que la mayoría de los mamíferos tienen el mismo número de vértebras cervicales, siete (7).
Desde uno tan pequeño como el ratón hasta, aunque les parezca increíble, la jirafa, pasando por el hombre y claro los toros. Lo que no inhabilita que haya excepciones por supuesto, precisamente las mismas que justifican la regla anatómica y que en otro momento les cuento. Cierro paréntesis. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




1 comentario :

un aficionado dijo...

Son las entradas más científicas, amenas y divulgadoras sobre el mundo de los toros que he podido leer en mucho tiempo. Le animo a continuar y a que escriba en alguna revista especializada.