La religión es la cultura de la fe, la ciencia lo es de la duda.

Richard Feynman, físico estadounidense (1918-1988)

martes, 24 de julio de 2018

Miura, ‘Pepete’ y ‘Manolete’. Leyendas y Ciencia (1)

(Continuación) Lo cierto es que nunca han existido toros más peligrosos ni con más sentido en el campo y en la plaza que los miuras, lo que para el aficionado supone un motivo más de interés por verlos, dada la especial tensión y preocupación que generan y, para el torero supone el plus de que no basta con torearlos, no.
Hay que lidiarlos, que para algunos puede que sea igual pero solo para esos algunos, créanme.  Lidiar es mucho más que torear, pues supone resolver las dificultades que presente el animal, imponerse sobre él e intentar, dentro de lo posible, momentos lucidos. Vamos lo que se dice los entresijos de la Tauromaquia, entendida como ‘el arte de lidiar toros,​ tanto a pie como a caballo’.
Y dado que son miuras, triunfar con ellos representa un mérito extra para los toreros, al ser toros que por lo general apenas dan facilidades para ejecutar un toreo estético. Lo suyo es más bien un toreo de dominio, de poder, de determinación, que a veces y por momentos da la concesión a la estética.
Una lidia despierta y viva con la que si el animal sale bueno, noble y con fijeza, y el hombre se hace con él y sabe, da como resultado esa corrida de lujo con la que todos los toreros sueñan (“Cuando uno le pega un natural a un toro de Miura, no se cambia ni por el Superman ese”. Juncal, dixit). Todos sueñan pero muy pocos llevan a cabo o lo intentan.
Y que sin embargo no son tan infrecuentes como cabría pensar, dado que no son pocos los animales que salen con una calidad excepcional para la lidia, lo que le ha valido a la ganadería ser una de las que más trofeos han obtenido. Y esta sí que es una leyenda cierta y blanca, no como la incierta y negra de ser la que ha matado más toreros que ninguna otra.
Que es solo una parte de la verdad o la mentira de la verdad. Si se estudian las estadísticas en términos relativos, no es cierto que los miuras hayan provocado más cogidas mortales que cualquier otra ganadería. No lo es, aunque no es menos cierto que sí que lo han hecho entre los toreros más renombrados.
Esa es la verdad de la mentira que acompaña en el ruedo a los miuras -que no han matado a más toreros, pero sí a más de los famosos o renombrados (‘Pepete’, ‘El Espartero’ y ‘Manolete’)- y la diferencia y singularidad que “vende” el encaste de leyenda que en la actualidad pasta en Zahariche, la finca de Lora del Río en Sevilla. Y hablando de leyendas.
Y hablando de leyendas: Divisa verde y negro
Lo más probable es que usted lo sepa y en cuyo caso les presento mis disculpas, pero por si no es así les diré que ‘Pepete’ fue el primer torero famoso que abrió el portón de la trágica leyenda de los Miura, al morir corneado en el corazón por “Jocinero” el segundo toro de la tarde, en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid, el 20 de abril de 1862.
Ocurrió durante la suerte de varas cuando acudió a auxiliar al picador Antonio Calderón, que acababa de ser derribado de su montura quedando al descubierto. Y en el quite el animal, que estaba corneando al caballo del picador, se revolvió rápidamente y empitonó al diestro, que entraba moribundo en la enfermería con el corazón destrozado. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :