El amor por todas las criaturas vivientes es el más noble atributo del hombre.

Charles Darwin (1809-1882)
, biólogo británico

domingo, 1 de marzo de 2020

30 de febrero, una fecha más que rara (2)

(Continuación) Una confusa situación almanaquera que empezó a tener su principio del fin en 1711, cuando el rey Carlos XII decidió abandonarlo y volver al antiguo calendario juliano. Algo fácil de llevar a cabo pues solo tuvo que añadir una jornada suplementaria en febrero de 1712, que así pasó a ser un año bisiesto por partida doble, al contar con un día 29 y un día 30, correspondientes al 29 de febrero del calendario juliano y al 1 de marzo del gregoriano. Eso fue lo que duró el calendario sueco, desde el 1 de marzo de 1700 hasta el 30 de febrero de 1712.
Fue la forma, ‘a la sueca’ digamos, de arreglar el abandono del abandono, retornando al juliano en el que permanecieron cuarenta años más, exactamente hasta 1753 en el que decidieron utilizar el actual calendario gregoriano. Pero Suecia no ha sido el único país en tener un 30 de febrero, también la Unión Soviética lo tuvo, aunque algo más de dos siglos después, y por duplicado.
30 de febrero, Unión Soviética
En realidad, los cambios calendarios empezaron con la Revolución Rusa (1917), cuando el primer gobierno soviético decretó la instauración del gregoriano en sustitución del juliano, un cambio que por otro lado ya se había realizado en buena parte de Europa.
Así fue como al juliano día del 1 de febrero de 1918 le siguió el 13 de febrero gregoriano, desapareciendo del recuento oficial de días las jornadas entre ambas fechas. Con esta adaptación la URSS tenía el mismo sistema de datación que el resto de Europa, lo que estaba bien, aunque al parecer no todo lo bien que podía estar.
Eso era lo que pensaba, entre otros, el economista soviético Yuri Larin (1882-1932), quien poco más de una década después planteó cambiar el status metrológico calendario. Una modificación que supuestamente lo racionalizaría al estar basado en tres objetivos: incentivar la producción industrial, evitar el descanso semanal simultáneo de los trabajadores y dificultar la observancia de las fiestas religiosas.
Calendario revolucionario soviético
En su opinión resultaba perjudicial para la economía del país, el hecho de que la inmensa mayoría de la clase obrera descansara el mismo día, siendo preferible diferenciar estos días por gremios, no solo porque así siempre habría gente trabajando en algún sector a lo largo del año, lo que reduciría los costos, sino porque además se dificultaría el cumplimiento de las festividades religiosas, tan ancladas en la vieja y tradicional cultura rusa. Lo que no estaba mal pensado en principio pues, con un único disparo, el del calendario, se daría cuenta de dos pájaros a la vez, el de la economía y el de la religión. Lo que se dice un tiro revolucionario.
La propuesta de Larin fue aprobada por el gobierno soviético y desde el día 1 de octubre de 1929, con esta nueva versión, el calendario gregoriano estaba dividido en doce meses de 30 días cada uno y los, entre cinco y seis, días que faltaban se añadían entre trimestres, pero sin que pertenecieran a ninguna semana ni mes concreto. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



2 comentarios :

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.