La ciencia ha eliminado las distancias. (Cien años de soledad, 1967).

Gabriel García Márquez (1927-2014), escritor colombiano

domingo, 5 de mayo de 2019

C. P. Snow. Científico, escritor y funcionario (1)

Charles Percy Snow (1905-1980), inglés del pasado siglo XX que a lo largo de su vida fue científico por formación, escritor por vocación y funcionario de profesión, unas actividades que entremezclo y en las que, en honor a la verdad, destacó con suerte desigual.
Nacido en el seno de una familia de clase media baja de Leicester y aunque su situación económica oscilaba entre apurada y precaria -su padre era empleado de una fábrica de zapatos, organista de la iglesia parroquial y profesor particular de piano-, los hijos varones asistieron a una escuela particular de pago y no al internado local.
En concreto a la modesta Alderman Newton's School de Leicester, fundada en el siglo XVIII y especializada en la docencia de la ciencia más que en la de los estudios clásicos y las humanidades, tradicionalmente más prestigiosos. Una escuela académicamente modesta porque, hasta la época de Snow, ninguno de sus estudiantes había accedido directamente de ella a la universidad.

Pero con esfuerzo él logra licenciarse por la Universidad de Leicester en Ciencias Químicas (1927) y con posterioridad, en 1930, doctorarse en Ciencias Físicas por Cambridge, nada menos que en el prestigioso Laboratorio Cavendish, centro de investigación dirigido por Lord Ernest Rutherford.
Snow, científico 
Un logro fundamental en su vida que, según sus propias palabras marcó su entrada en los que él llamó ‘los pasillos del poder’. Una expresión bastante apropiada si consideramos que por aquel entonces ese laboratorio, con Rutherford al frente, empezaba a ser el ombligo del mundo de los descubrimientos científicos químicos, físicos o bioquímicos.
No en vano bajo sus directrices se formaron casi una docena de futuros galardonados por la Real Academia de las Ciencias de Suecia en las categorías de Física o Química, me refiero entre otros a premios nobel como: Frederick Soddy (1921), Niels Bohr (1922), James Chadwick (1935), Otto Hahn (1944), Edward Victor Appleton (1947), Patrick Blackett (1948), Cecil Powell (1950), John Douglas Cockcroft (1951), Ernest Thomas Sinton Walton (1951) y Piotr Leonídovich Kapitsa (1978)En la actualidad, hasta 28 investigadores de los Laboratorios Cavendish han ganado el laureado galardón.
De modo que, visto desde esta perspectiva, podemos considerar al neozelandés Rutherford como “el profesor de Premios Nobel”, ya que la mayoría de los experimentos que se realizaron a cabo en Cavendish, se iniciaron bajo su sugerencia directa o indirecta. Y es en este extraordinario contexto universitario donde empieza a investigar Snow, en el campo particular de la espectroscopia infrarroja, dando comienzo a lo que parecía ser una brillante carrera como científico.
Todo marchaba bien hasta que, en 1932, sufre un percance profesional que le obligó a reorientar su vida. Un revés científico que en realidad había empezado estupendamente pues, junto a un colega, cree haber descubierto un método para sintetizar vitamina A.
Como hoy sabemos, dicha vitamina se trata en realidad de un grupo de compuestos orgánicos nutricionales insaturados que incluyen: retinol, retinal, ácido retinoico y varios carotenoides como el beta-caroteno. Una vitamina A que cumple una importante función tanto en nuestro crecimiento y desarrollo, como en el mantenimiento del sistema inmunológico y de la visión. (Continuará)

[*] [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :