La función química del humor es ésta:
cambiar el carácter de nuestros pensamientos.

Lin Yutang (1895-1976)
, escritor chino

domingo, 14 de febrero de 2021

Polígrafo. Funcionamiento

(Continuación) Unas variaciones fisiológicas, por lo general aumentos no disminuciones, motivadas en un principio de manera innata por el nivel de ansiedad que una persona muestra ante un examen o interrogatorio y asociadas, supuestamente, a la falsedad de sus afirmaciones.

Un aumento coligado a la mentira -de ahí su nombre popular de ‘detector de mentiras’ o ‘máquina de la verdad’- ya que, si dice la verdad, ¿por qué iban a alterarse el pulso, la presión arterial o la respiración, entre otras variables fisiológicas? Ya, pero esa es la teoría del por qué y el cómo (De vuelta con el efecto Pinocho).

En teoría el funcionamiento es relativamente sencillo y está más que visto televisivamente. La persona a ‘poligrafiar’ se sienta cómodamente, conectada a unos sensores encargados de medir cierto número de variables corporales (respiración, latidos del corazón, presión arterial, grado de conductividad de la piel) y se le hacen una serie de preguntas banales, en una conversación relajada con el ‘poligrafista’.

Después se realizan las preguntas mollares, motivos del visceral asunto poligráfico, y los datos obtenidos de sus respuestas, primero, se monitorizan en una pantalla mediante un computador, y después, se marcan y comparan digitalmente con las de las preguntas de control hechas previamente, para así determinar si ha habido falsedad o no.

¿Qué sensores se colocan en la prueba?

Por lo general son cuatro (4): a) Neumógrafos. Dos tubos de goma llenos de aire que se colocan en pecho y abdomen, encargados de medir la frecuencia respiratoria (inspiración y expiración), uno es para la reacción respiratoria torácica y otro para la reacción respiratoria del diafragma. b) Cardioesfigmógrafo. Un brazalete o manga que se coloca en el brazo y registra los cambios relativos a la presión arterial, frecuencia cardíaca o pulso.

c) Galvanómetros. Especie de dedales o sensores colocados en los dedos índice o corazón, en realidad placas galvánicas que registran cambios del sistema electrodérmico de la piel, que son básicamente de dos tipos: Platina EDA o Gsar que se enrolla en los dedos y nos mide la sudoración y la resistencia eléctrica; Pletismógrafo, una especie de funda para los dedos que mide la contracción o la dilatación de vasos capilares. d) Detector de movimiento ultrasensible. Un eufemismo para lo que no es más que un cojín colocado en la silla del evaluado, que registra los movimientos voluntarios de control del esfínter.

Los valores de todas las reacciones fisiológicas que recogen estos sensores son transmitidos simultáneamente a un computador, que los representa en pantalla en forma de gráfica y diferenciados por colores. Y los aumentos que se observan son considerados anomalías que, directamente, se interpretan como mentiras.

En teoría ésta es la idea, en línea con la definición que la misma RAE da de polígrafo: “Detector empleado en la investigación policial de los delitos para registrar las respuestas corporales de una persona cuando se la interroga y detectar si miente”. (Continuará)

[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas


No hay comentarios :