La función química del humor es ésta:
cambiar el carácter de nuestros pensamientos.

Lin Yutang (1895-1976)
, escritor chino

miércoles, 3 de febrero de 2021

Arecibo y ‘Contact’ [CR-120]

[Esta entrada apareció publicada el 22 de enero de 2021, en la contraportada del semanario Viva Rota, donde también la pueden leer]

O lo que es lo mismo, ciencia, cine y literatura de la mano -o más en concreto exobiología, ciencia ficción y novela-, y así se lo refería en la entrega de la semana pasada al unirle la ciencia del observatorio astronómico de Arecibo y las artes, cinematográfica y literaria, de ‘Contact’. Y además en ese orden cronológico porque ha de saber que la ficción nació en 1979 como proyecto cinematográfico, para entrar en un limbo de producción que Carl Sagan aprovechó para publicarlo como novela en 1985 y, posteriormente, ascender de manera definitiva al cielo como película en 1997.

No le voy a destripar el argumento, pero sí le escribo una breve sinopsis para poner en contexto esta columna. La Dr. Eleanor Arroway (Jodie Foster) es una científica que trabaja para el programa SETI en el observatorio de Arecibo, Puerto Rico, y su cometido no es otro que escuchar transmisiones de radio, con el objetivo de encontrar señales de vida extraterrestre. Y hete aquí que un día encuentra una que repite una secuencia de números primos proveniente de Vega, estrella principal de la constelación Lira a 25 al de la Tierra. Una emisión que esconde una señal de vídeo: el discurso de bienvenida de Adolf Hitler en los Juegos Olímpicos de Berlín, 1936. Es decir, la primera emisión televisiva que salió más allá de nuestra atmósfera, por lo que consideraron que venía reenviada desde Vega.

Naturalmente, ‘Ellie’, es la astrónoma que intentará contactar y hasta aquí voy a contar pero, como pueden ver, el ficticio argumento artístico promete. Como también lo hizo el nada ficticio cometido del observatorio del que ya le adelanté que se utilizó, entre otros menesteres, no sólo para recibir señales de radio provenientes del espacio, escuchar el cosmos, sino para transmitirlas, hablar con él.

Tuvo lugar en 1974, siendo el primer mensaje interestelar emitido por nuestra especie de forma consciente y planificada, con el objetivo de comunicarse con otros seres inteligentes. Dirigida al cúmulo globular M13 tardará en llegar unos 25 000 años portando el mensaje que, ‘ad hoc’, crearon Sagan y Frank Drake, director del programa SETI.

Precisamente al final del mismo y debajo justo de la figura humanoide se puede ver la silueta del observatorio de Arecibo. Un símbolo científico-técnico de la humanidad que, desde el 1 de diciembre de 2020 físicamente ya no existe, pero sí la señal que emitió hace poco más de 46 años y de la que le puedo asegurar, continuará por el espacio mucho después de que usted y yo hayamos desaparecido. Le dejo con Sagan, ‘A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa’.

[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.

ÍNDICE

 


No hay comentarios :