El científico no es aquella persona que da las respuestas correctas,
sino aquél quien hace las preguntas adecuadas.

Claude Lévi-Strauss, antropólogo francófono belga (1908–2009)

miércoles, 13 de junio de 2018

“Ese toro es del guarismo del cuatro”

(Continuación) “Sí, porque nació en 2014”. Ya conocen la retahíla ‘guarísmica’ de la que éste su tercer tercio no siempre resulta ser cierto, pues puede que el animal haya nacido en 2013 y aun así sea cuatreño y no cinqueño.

Sin ir más lejos y sólo por poner un ejemplo, ahí está el toro ‘Orgullito’ indultado por El Juli en La Maestranza esta pasada Feria de Abril, y que lleva el guarismo del 4 herrado en su mano derecha, aunque nació en diciembre de 2013. O por ponerles otro de esta inexactitud aritmética, el hecho de que un animal haya nacido en 2012 y sin embargo se pueda lidiar, cuando por el Reglamento Taurino del Real Decreto 176/1992, en su título IV, capítulo I, artículo 26 dispone que “...se lidian toros de edad entre cuatro y seis años...”, es decir que no pueden ser toros de seis años.
¿Cómo es entonces esto posible, si ha nacido en 2012? Pues en realidad este doble y aparente dilema no tiene una difícil la respuesta en ninguno de los dos casos -ser cuatreño a pesar de haber nacido en 2013, y poder ser lidiado habiendo nacido en 2012- ya que se basa en lo que se conoce como año ganadero.
¿Qué es el año ganadero?
Han de saber que por Orden de Presidencia del Gobierno del 4 de abril de 1968 y posteriores, fue implantado y desarrollado en España el Registro de Nacimientos de Reses de Lidia que, entre otras disposiciones, establece tanto el año ganadero, período de tiempo que media entre el 30 de junio de cada año y el 1 de julio del siguiente, como el guarismo que han de llevar marcado a fuego las reses para poder ser lidiadas.
Del primero destacar lo más que evidente. Dicho año no coincide con el natural o civil pues se le adelanta en seis (6) meses, ya que se inicia el 1 de julio y acaba el 30 de junio del año siguiente. Y del segundo, el guarismo, que por dicha disposición este número se corresponderá con las unidades del año que incluye el último semestre del período establecido como año ganadero, en el que termina la paridera del mismo.

O dicho de otro modo. Que los becerros nacidos en el primer semestre del año se marcarán con la última cifra de ese año, mientras que los que nazcan en el segundo semestre llevarán la cifra del año siguiente. Que yendo a lo concreto se traduce en que los nacidos hasta este 30 de junio próximo llevarán herrado el guarismo del 8 y serán cuatreños a partir de enero de 2022, y los que lo hagan desde entonces hasta el 31 de diciembre llevarán el guarismo del 9 y serán cuatreños a partir de julio de 2022.
Una buena idea pues con este sistema de herrado del guarismo se impide que se lidien, en corridas de toros, reses que aún no hayan cumplido los cuatro años y, en novilladas picadas, las que no hayan cumplido tres, utreros. Así que viene a ser como una garantía de la edad que tienen.
Esta es la explicación de porqué un toro puede nacer en un año y llevar sobre su paletilla, bien la primera cifra del mismo o bien la unidad del año siguiente, sin que estemos ante una incorrección ganadera o un hecho administrativo antirreglamentario. Se llama año ganadero y guarda relación con otros aspectos de la fiesta como: fecha de arranque y duración de la temporada taurina, las parideras, el tiempo de gestación de las vacas o cuándo se inicia el tiempo de cubrición y lo que dura.
Por cierto ¿Qué significa el término guarismo? ¿De dónde procede? ¿Por qué se emplea en el mundo taurino? Son preguntas en busca de respuestas, que por ahora dejo en manos del lector atento y avisado. Así que Vista, suerte y al toro’. 
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



1 comentario :

Anónimo dijo...

"Vista, suerte y al toro" es una expresión taurina, ¿por qué se utiliza? ¿qué significa?