Nunca ha habido una mayor fuente de honores terrenales
o distinción mayor que la conexión con los avances de la ciencia.

Isaac Newton, físico inglés (1642-1727)

jueves, 7 de junio de 2018

‘98.6’ es la temperatura del cuerpo humano


(Continuación) No obstante les he de confesar que cuando oí la versión española de Los Ángeles cambié de opinión, y no sé por qué extraña asociación pensé que lo que describía en realidad era el viaje por carretera de un enamorado, que va al encuentro de su amor y contando, natural, los kilómetros que le faltan. Lean si no, parte de la letra en la versión de los granadinos:
Noventa y ocho punto seis, es lo que falta ya por
Noventa y ocho punto seis, tan solo, para estar de nuevo / Beybe... Uhiuuuuuh...
Hasta tu calle hoy alumbra mi camino, pues sabe que te quiero yoooo.......
Por eso siempre voy por donde él me lleve, pues al final tendré tu amoooor...
Noventa y ocho punto seis, es lo que falta ya por
Noventa y ocho punto seis, tan solo, para estar de nuevo / Beybe... Uhiuuuuuh...
Saber que pronto besaré tus dulces labios, porque ya vuelvo junto a tiiii.....
Noventa y ocho punto seis, es lo que falta ya por
Noventa y ocho punto seis, tan solo, para estar de nuevo
¿Cómo lo ven? ¿A que sí? Bueno pues no. A pesar de lo que parece en ambos casos, dial radiofónico y kilometraje, me equivoqué de cabo a rabo ya que el título de canción, por muy extraño que les parezca, no está referido a ellos, sino que hace alusión a la temperatura corporal humana. Como lo leen.
‘98.6’ es la temperatura del cuerpo humano
Y no es que lo diga yo sino que fue el propio Keith quien no hace mucho declaraba en una entrevista que, en efecto, la canción tiene un cierto matiz fisiológico pues narra la historia de una persona que siente la alegría de los que le rodean. La sensación térmica que producen los rayos del Sol en su cuerpo y, sobre todo, el calor que experimenta cuando ‘ella’ aparece en su vida, en fin, esas cosas que se dicen en las canciones.
Como también dicen en los mentideros discográficos que recibió la felicitación del mismo John Lennon, en una situación digamos algo escatológica. Es breve y se la cuento. Al parecer mientras Keith se encontraba de gira por Inglaterra fue un día al baño de - unos dicen un urinario público de Londres y otros de un bar nocturno, lo que no hace al caso-, esos que tienen varios orinales en paralelo y vertical, esto sí es importante. Y que concentrado en pleno ejercicio mingitorio notó que alguien le daba unas palmaditas en el hombro, a la vez que le decía: “Muy buena tu canción 98.6” o algo así.
La sorpresa vino cuando al girarse, ya saben que los hombres en semejante situación miramos al frente o hacía abajo, comprobó que se trataba del mismísimo ‘beatle’ ¿Cierto?¿Incierto? ¿Posible? ¿Imposible? En fin qué quieren que les diga, son esas cosas que también se dicen de algunas canciones, si bien hay que apuntar que en este caso la historia la cuenta el mismo Keith.
Del significado de ‘98.6’
Y por supuesto confirmó que su título, 98.6, hace referencia a la temperatura normal del cuerpo humano expresada, eso sí, en la escala Fahrenheit que es la que en aquella década se utilizaba, aún lo siguen haciendo, en los Estados Unidos. Es decir que lo correcto desde el punto de vista científico hubiera sido poner como título ‘98.6 ºF’.
Noventa y ocho punto seis grados Fahrenheit, que en nuestra escala Celsius coincide con treinta y siete grados Celsius (37 ºC), que está aceptada como la temperatura promedio corporal, si bien es evidente que ésta cambia con cada persona, edad, actividades que realice y momento del día. En puridad hay que dejar negro sobre blanco que existen estudios que muestran un rango más amplio para esta “normalidad” y la sitúan entre 97 °F y 99 °F o lo que es lo mismo, 36.1°C y 37.2°C.
En caso de alcanzar y superar una temperatura de 100.4°F (38°C), lo más probable es que se tenga fiebre, que no en sí misma una enfermedad sino una señal o síntoma de que nuestro cuerpo está combatiendo contra una enfermedad o infección. O sea que no es “normal”.
Y hasta aquí la térmica historia del título de la canción ‘98.6’, que mientras la finalizo me ha hecho recordar alguna que otra del grupo español Radio Futura, sirvan de muestra ‘Escuela de calor’ y ‘37 grados’, que no están exentas de una mirada científica por lo que se merecen un enroque en esta categoría musical.
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :