De la ameba a Einstein sólo hay un paso.

Karl Popper
, filósofo y teórico de la ciencia austro-británico (1902-1994)

miércoles, 25 de enero de 2017

Los Curie-Langevin, ¿se heredan los gustos?

A propósito del interés de Marie Curie por la investigación, su propio yerno Frederic escribía acerca de cómo ella, había recibido la noticia del descubrimiento de la radiactividad artificial: “Nunca olvidaré la expresión de intenso júbilo que la invadió... Ésta fue, sin duda, la última gran satisfacción de su vida”.
Y así fue porque poco tiempo después, moría sin llegar a conocer el Premio Nobel de Química que su hija Irene y su yerno recibieron en 1935.
Al hilo del galardón sepan que Marie fue la primera persona premiada con el Nobel, cuya hija fue ganadora de otro Nobel.
Con posterioridad, en 1951, Irene fue apartada de la Comisión Francesa de Energía Atómica, por sus simpatías con el Partido Comunista Francés. De aquellos polvos de la infancia...
Pero haber sido galardonadas con el Premio Nobel, no fue la única semejanza entre madre e hija. No. Por desgracia, el mismo cruel y trágico destino aguardaba a Irene veinte (20) años después.
Al igual que mamá, murió de leucemia debido a las prolongadas exposiciones a la radioactividad. Y dos años después lo hacía Frederic. La vida se repite.
A título de curiosidad sepan que los Joliot-Curie son el tercer equipo de esposos-investigadores, laureados con el Premio Nobel, tras el de Física de Marie y Pierre Curie en 1903 y el de Fisiología y Medicina de Gerty y Carl Cori en 1947.
Como a ellos, sólo la muerte los pudo separar.
De casta le viene al galgo
Y, por aquello de que la vida continúa, se repite a sí misma y no por ello dejar de sorprendernos, le vamos a seguir la pista a una nieta de Marie.
En concreto a Helene, la hija de Irene, también física nuclear (lógico, siendo hija y nieta de quien era), que se dedicó a investigar la fisión del uranio (U).
Lo hacía con un compañero físico también de nombre Michel Langevin, y con el que al parecer le dio por investigar en otro campo, no precisamente nuclear.
Sé con toda seguridad que saben por dónde voy y sabido es que el roce hace lo que hace. Y en esta ocasión lo debió de hacer también porque con él se casó al poco tiempo de conocerlo (normal, igual pasó con mamá).
De lo que no estoy tan seguro es de si han caído en el detalle del apellido. Sí, Michel era nieto del físico francés Paul Langevin (1872-1946), el amante de la abuela Marie en 1911, después de haber enviudado.
Una pregunta: ¿Se heredan los gustos? Otra: ¿De casta le viene al galgo, ser rabilargo? No lo sé a ciencia cierta, pero qué duda cabe que hay hijos, e hijos de hijos, que amalgaman.
Y acabando ya que es gerundio por lo que me despido a mi manera. A priori recordando que en este año del Señor de 2017, se cumple el ciento veinte (120) aniversario del nacimiento de Irene.
Y a posteriori, con una cita suya: “La ciencia es el fundamento de todo progreso. Mejora la vida humana y alivia el sufrimiento”
Ella, hasta el final de su vida, mantuvo la fe en la ciencia. A qué dudarlo, Irene Joliot-Curie fue una Hacedora de la Ciencia. [Para saber más]

Ciencia, femenino y singular



No hay comentarios :