El que nada duda, nada sabe.

Proverbio griego

miércoles, 30 de mayo de 2018

Balakirev, Borodín y el himno de España

(Continuación) Pero la investigación química y la docencia universitaria no absorben todo su tiempo y nuestro hombre, a duras penas, siempre busca un pequeño hueco en él para dedicárselo a la música. En l862 Borodin compone, entre otras: Quinteto con piano en do menor, Tarantella en re mayor y en diciembre de ese mismo año inicia la composición de la Sinfonía en mi bemol mayor, que no concluiría hasta principios de 1867.
Además, éste será el fin de su etapa autodidacta en la música, conoce al compositor ruso Mili Balakirev(1837-1910) con quien entabla una buena amistad y de quien recibe no solo clases de composición musical como profesor, sino una gran influencia a modo de mentor musical que le anima a desarrollar su faceta compositora. Borodin tenía veintiocho años y Balakirev veinticuatro.
De este último comentarles algunos detalles que hacen al caso. Uno. Si bien donde más destacó fue quizás en la composición de poemas sinfónicos, Balakirev centró su obra, discreta por otra parte, en la creación de una serie de canciones folklóricas rusas, aunque también recopiló temas musicales de otras etnias y naciones.

Dos. Fue discípulo de Mijaíl Glinka, considerado padre de la música rusa, que a mediados del siglo XIX estuvo un par de años por España, Castilla y Andalucía, recopilando música popular. Parte de la cual entregó, antes de morir a su discípulo, un por entonces adolescente Balakirev quien, entre las “españoladas” se fijó en una que le llamó la atención.
Tanto que en el mismo año de la muerte de Glinka compuso Obertura sobre el tema de una marcha española (1857) que, como ya se habrá imaginado por el título, es una variación de nuestro himno nacional, nacido a su vez de la Marcha de Granaderos, de ahí que suene a marcha militar con sus pífanos y tambores. Una fantasía que fue su primera obra en el terreno puramente orquestal.
Pero, este es el tercero de los detalles que les traigo, si por algo ha pasado a la historia Balakirev y muy por encima de su propia música, es por la gran labor pedagógica que inició en 1856 reuniendo a su alrededor a otros compositores rusos. Un grupo que terminaría representando las esencias de la música rusa, un círculo musical que sería conocido como el Grupo de los Cinco.
Los Cinco
Un grupo que empezó siendo un dúo formado por Mili Balákirev (el líder) y César Cuí, al que se les unió Modest Músorgski en 1857, Rimski-Kórsakov en 1861 y el mismo Borodín en 1862.

Un quinteto que compartía varias características comunes como las de: ser todos muy jóvenes; casi autodidactas desde el punto de vista musical; no ser músicos profesionales en el sentido de no vivir de la música; y compartir una idea romántica, la de producir una música netamente rusa alejada de las influencias europeas. En cierto sentido, y desde el punto de vista musical, los Cinco podrían ser considerados como una rama del movimiento nacionalista romántico en Rusia.
Respecto al ‘amateurismo musical’ del grupo, destacar que todos vivían de su profesión que no guardaba en absoluto relación alguna con su pasión. Balakirev -el único que tenía conocimientos para escribir música (armonía y orquestación) por lo que fue el líder, maestro y mentor del grupo-, trabajaba en el ferrocarril. Cui, era ingeniero militar. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :