Hemos descubierto e redondeado toda la redondeza del mundo
(6 de septiembre de 1522).

Carta de
Juan Sebastián Elcano al rey Carlos I desde Sanlúcar de Barrameda

domingo, 24 de mayo de 2015

Sevilla se tiñe de rojo

Sí, lo sé. Suena algo fantástico y ya saben que no suelo ser alarmistas con los títulos de las entradas. Pero es que en esta ocasión las circunstancias me han podido. Qué quieren. Cada uno es cada uno y sus cadaunadas, y nadie está libre de ser vencido alguna que otra vez por ellas.

Además con la edad -si no lo sabe ya lo sabrá, y si no es así no les arriendo las ganancias-, se van perdiendo recursos para defenderse y defensas para recurrir. Es lo que tiene cumplir años.

Sin embargo y a pesar de lo dicho, algo de justificación racional tengo para este comportamiento, y no dude que se la voy a desarrollar. Lo haré, empezando mi argumentario por donde debe, por el principio.

Por Sevilla y su nuevo color. Nuevo porque ya saben que Sevilla, gracias a Cesar Cadaval, Rafael Romero Sanjuan y, claro los inefables del Rio, desde la Expo del 92 tiene un color especial.

Sevilla tiene un nuevo color especial
El pasado martes hablamos en Ciencia y Sevillanía -una sección de la que soy responsable en el programa Las mañanas de OSR, dirigido por Paco Palma y que de lunes a jueves emite la emisora de radio Onda Sevilla Radio, 106,2 FM-, hablamos les decía, de la “enfermedad del bronce”.

Una expresión por cierto bastante sugerente, aunque nada fantástica como lo es el título hoy.

La llevé, me refiero a la expresión, a propósito del recién restaurado Cristo de las Mieles del sevillano cementerio de San Fernando y utilicé la noticia para meter una cuña química y bachillera.

Ya saben cómo soy. Química es mi formación universitaria, docente mi vocación, no suelo dar puntada sin hilo y, además, la sección radiofónica se llama como se llama. O sea que bien.

Bueno pues mejor que bien fue lo que pasó en la emisora. Antes de empezar a emitir el programa, y nada más comentar fuera de micrófono, con el compañero José Antonio Navarro el tema del día, va y me suelta a bocajarro, si éste guarda relación con la noticia aparecida en prensa esa misma mañana.

Una según la cual, algunas fuentes de la ciudad muestran un inquietante estado de oxidación.

Y me citó la de la Puerta de Jerez y la del Prado de San Sebastián, que presentan de un tiempo para acá, un desagradable color rojizo-anaranjado en sus piedras.

¿Casualidad temática? ¿Coincidencia temporal? ¿Las dos? No me digan que no es para pensarlo, aunque ya sepan lo que pienso al respecto. Ni una ni otra existen, pero el caso es que a veces se dan. Ergo...

Pseudociencia vs Ciencia
¿Estamos ante un “expediente X” internacional? ¿Lo “cuartomilenizamos al puro estilo Iker””? ¿O quizás sólo hay tema para una “bautistada” sevillana?

Noooo. Por supuesto que no. No es ninguno ni nada de lo anterior. Pero ya saben que la ignorancia es osada, la imaginación libre y una magufada será siempre una magufada. De modo que nosotros vamos a lo que estamos y para lo que hemos venido.

Sevilla vuelve a tener un color especial, al menos en algunas de sus fuentes, y yo sin enterarme. Vamos que ni la menor idea cuando, para más inri, paso casi todos los días a escasos metros de alguna de ellas y las miro. Pues nada.

Está claro que una cosa es mirar, otra ver y otra bien distinta observar. Unas diferencias ópticas a las que hay que añadir lo mío de la edad.

Que ya es para irla teniendo en consideración pero que aún, no me ha dejado sin prurito profesional. Por lo que he puesto remedio tanto, a mi inadvertencia visual como, a mi ignorancia de la actualidad. Me he informado y el compañero José Antonio no andaba, en absoluto, descaminado con su pregunta.

El asunto de las fuentes anaranjadas no solo guarda relación fenomenológica y tiene nexos químicos con el cobrizo y enfermo crucificado del camposanto. También existen precedentes rojizos.

Nexos químicos porque, básicamente, andan de por medio, como ingredientes comunes a ambos, de un lado, los elementos químicos cloro (Cl), oxígeno (O), cobre (Cu) y hierro (Fe) y, del otro, alguna que otra reacción inorgánica de las que estudiamos en el bachiller.

Y tiene precedentes, o bien dicho precedente porque, hasta donde he podido averiguar, todo empezó unos meses atrás. En concreto en el sevillano grupo escultórico llamado Muchachas al sol.



No hay comentarios :