La función química del humor es ésta:
cambiar el carácter de nuestros pensamientos.

Lin Yutang (1895-1976)
, escritor chino

viernes, 3 de agosto de 2012

¿Es cierto que los Juegos Olímpicos siempre caen en año bisiesto? (I)


Con esta pregunta como comentario en una entrada olímpica de hace cuatro (4) años, me he desayunado, y bien temprano, esta mañana agosteña.

Una pregunta de lo más pertinente y oportuna que me hace Ángela Sanz, una atenta seguidora del blog, y a la que me apresuro a dar cumplida respuesta, como no podía ser de otra forma.

Es pertinente ya que, aunque hemos tratado en el blog las dos ideas, bisiesto y JJOO, lo cierto es que lo hemos hecho por separado y no hemos desarrollado su posible relación. Bien por usted, Ángela.

Y es oportuna además la pregunta por su parte, como pronta debe ser la respuesta por la mía, por motivos obvios.

Bueno. Pues desde ya contesto que la respuesta es afirmativa. Sí. Siempre coinciden Juegos Olímpicos y año bisiesto. Es así porque se dan las condiciones necesaria y suficiente para ello.

Y la razón radica en los condicionantes existenciales de ambos sucedidos. Veamos.


Condición necesaria: que tengan el mismo periodo 
O dicho de forma coloquial, que tarden el mismo tiempo en volverse a producir ¿Y cuánto es este tiempo en cada caso?

Para dar respuesta a esta cuestión debemos recordar que, desde la reforma gregoriana del calendario, son dos las condiciones para que un año sea bisiesto. Una es antigua, la juliana.

Nos dice que el número del año ha de ser divisible entre cuatro (4). Pero con una salvedad. Siempre que no termine en 00.

Es fácil de aplicar. Bastará conque nos fijemos en las dos últimas cifras: si forman un número múltiplo de 4, el año será bisiesto. Por ejemplo 1988, 1992, 1996, 2000, 2004 o 2008 fueron años bisiestos; 2012 es bisiesto; y 2016 o 2020 lo serán, pues 88, 92, 96, 04, 08, 12, 16 o 20 son divisibles entre 4.

La otra condición para el bisiesto es nueva, la gregoriana. Si el año termina en 00, o sea un año de fin de siglo o finisecular, éste será bisiesto sólo si es divisible entre 400. O de otro modo, si prescindiendo de los dos ceros últimos el resto es múltiplo de 4.

Según esta regla los años 1700, 1800 y 1900 no fueron bisiestos porque 17, 18 y 19 no son múltiplos de 4, mientras que el 1600 y 2000 sí lo fueron pues 16 y 20 son divisibles entre 4. Y el próximo 2100 no lo será, si Dios quiere. Ya hemos tratado este asunto en el blog.

Luego, y volviendo al asunto que nos trae, los años bisiestos tienen lugar cada cuatro (4) años. Que es, justo, lo que dura una Olimpiada. O lo que es lo mismo, el tiempo que transcurre entre Juego Olímpico y Juego Olímpico, cuatro (4) años.

O sea que bien. Ambos tienen el mismo periodo. Se cumple por tanto la condición necesaria. Que tarden el mismo tiempo en producirse. Una condición necesaria, mas no suficiente para que coincidan siempre.

Y resalto lo de siempre.

2 comentarios :

DaniD dijo...

Creo que hay un error al menos en el planteamiento del artículo porque al principio se aclara que "siempre coinciden" pero al final del artículo parece que se deja caer que no siempre, que es la realidad, porque en 1900 fueron las Olimpiadas de Paris y 1900 no fue año bisiesto. Igualmente en 2100 deberían haber olimpiadas y tampoco será bisiesto. Osea que siempre que hay bisiesto hay olimpiadas (si no hay Xvirus o lo que sea), pero no siempre que hay olimpiadas es un año bisiesto. Creo que eso no se aclara bien. En cualquier caso, muy interesante.

DaniD dijo...

Así que ante la pregunta:¿Es cierto que los Juegos Olímpicos siempre caen en año bisiesto?, la respuesta es negativa, no, como ya ocurrió en 1900. Por lo tanto donde el artículo dice "la respuesta es afirmativa. Sí" hay un error.