El tabaco es la planta que convierte los pensamientos en sueños.

Victor Hugo, escritor francés (1802-1885)

viernes, 4 de marzo de 2016

¿Somos más bajos de pie que tumbados?

Estoy convencido que lo ha oído o incluso lo ha dicho en alguna que otra ocasión. Nuestra estatura depende de si la medimos en posición vertical o en horizontal, y tumbados resulta que medimos algo más.

¿Realidad o leyenda? ¿Cómo saberlo?

¿Es necesario recurrir a la serie de TV Cazadores de Mitos? Ya saben a lo que me refiero. Esos documentales en los que unos expertos en efectos especiales, combinan elementos de ciencia y tecnología para determinar si, ciertas creencias populares son verdaderas o falsas.

No están nada mal, aunque en este caso ignoro si tienen realizado algo al respecto. Pero si no es así tampoco importa, pues la respuesta la tenemos en nuestras manos y sin necesidad de ir muy lejos.

Basta con que en casa nos midamos en ambas posiciones, tomando eso sí un mínimo de precauciones metodológicas.

Claro que también podemos recurrir a la literatura existente, tanto teórica como empírica.

Por si no les pillo en buen momento para realizar su propio proceso de medida, y mientras éste llega, les pongo en antecedentes de lo que dice esa literatura. Y lo primero que hago es, de entrada, afirmar que la respuesta es .

Medimos menos si estamos de pie que cuando nos tumbamos, ¿qué me dicen? Ya. Me imagino que, como en botica, entre ustedes habrá de todo.

Unos se mostrarán sorprendidos o incluso escépticos: “¿Más bajo de pie que tumbado? ¡Imposible!”. Otros dirán que eso ya lo sabían, porque además es de lo más lógico. Y estotros pensarán que esto que les estoy contando no es más que una milonga pseudocientífica.

Pues bien créanme, es cierto.

Por lo que me he podido informar, se estima que entre ambas medidas puede haber una diferencia que va de un centímetro a los dos y medio (1-2,5 cm), dependiendo de diversos factores como: hora del día en la que realicemos la medida; estatura, edad, peso y corpulencia del sujeto; y de algunos factores más.

Dicho lo cual y si aceptamos la mayor, que medimos más tumbado que de pie, la pregunta se hace inevitable: ¿Cómo puede ser posible que se modifique nuestra estatura si estamos de pie en lugar de tumbados? ¿Cuál es el motivo de esta variación de altura?

¿Por qué se produce esta variación de altura?
Buena parte de la respuesta la podemos hallar en los conocimientos bachilleres que, de anatomía humana nos enseñaron en las clases de biología, y de mecánica en las de física.

En las primeras aprendimos que nuestra columna vertebral está compuesta de unos elementos llamados vértebras, separadas por un disco o amortiguamiento cartilaginoso que, a la vez que las mantiene unidas, les permite ligeros movimientos.

Unos discos intervertebrales que a modo de pequeños “saquitos” actúan como amortiguadores.

En las segundas supimos de la fuerza de la gravedad que, sobre todo el planeta, ejerce a todos los cuerpos que se encuentran en sus inmediaciones.

Entre ellos a nosotros y, claro, a los “saquitos”, que debido a la gravedad y cuando estamos en vertical (de pie dijimos antes, pero ahora añado que también ocurre si estamos sentados) sufren un proceso de compresión. (Continuará)






1 comentario :

Laura Espina dijo...

¡qué chulo! espero la continuación