La ciencia son hechos y de la misma manera que las casas están
hechas de piedras, la ciencia está hecha de hechos. Pero un montón de piedras
no es una casa y una colección de hechos no es necesariamente ciencia.

Henri Poincaré (1854-1912), filósofo y científico francés

domingo, 27 de marzo de 2016

Paño de la Verónica

El pasado Viernes Santo y motivado por una entrada del día anterior, me llegó un comentario al blog acerca del significado de las palabras del título que tiene unas líneas más arriba.

Un amable lector me expresaba un par de dudas. Una, relacionada con el significado de la palabra Verónica, pues no tenía claro si se refería al nombre del paño con el rostro de Jesús impreso en él o al de la mujer que lo porta.

La otra es una especie de emboscado tiro artillero, además, por elevación. Me preguntaba si sabía de alguna reliquia que la ciencia hubiera demostrado que fuera auténtica.

Naturalmente dada la naturaleza de las preguntas y las fechas en las que estamos, me agradecía que le respondiera lo más pronto posible. Bueno, bueno.

No es que mi remitente dispare precisamente con salvas, pero veré si logro hacer puntería con los perdigones de mis respuestas. Por una mera cuestión de orden, para empezar les sitúo.

El pasaje de la Verónica
Según la tradición católica durante la Pasión de Cristo y en un lugar determinado de la Vía Dolorosa, se cree que donde en la actualidad se alza la Capilla de la Santa Faz, una mujer se quitó su velo para secar con él la sangre y el sudor de la cara del Mesías.

Y cuenta la tradición que la imagen de su rostro quedó impresa en él de forma milagrosa.

Como es natural este velo, que para otros fue un pañuelo de lino y para estotros un trozo de lienzo o paño, empezó a ser considerado como un objeto de culto y a ser venerado a través de los siglos.

Es decir que de ser cierto estaríamos ante una reliquia. Sin embargo...

Sin embargo tenemos un problema.

Una escena no bíblica
Resulta que esta escena no aparece en ningún lugar de la Biblia. Este episodio de la vida de Jesús, pese a representar una de las estaciones del Vía Crucis, no se encuentra en ninguno de los cuatro (4) evangelios canónicos.

Ni en los tres (3) sinópticos (Evangelio de Marcos, Evangelio de Mateo, Evangelio de Lucas), ni en el Evangelio de Juan o cuarto evangelio.

En realidad y hasta donde he podido averiguar, la referencia más antigua de este sucedido data del siglo II y aparece en el Evangelio apócrifo de Nicodemo también conocido como Hechos de Pilato (Acta Pilati).

¿Significa entonces que estamos ante una falsa reliquia o cuando menos ante un icono? Pues en honor a la verdad no sé qué decirles. O sea.

Que la Iglesia lo haya catalogado como evangelio apócrifo no tiene por qué significar, necesariamente, que sea incierto lo que cuenta.

Y por supuesto el hecho de que sea cierto el sucedido, no implica que los numerosos paños que han llegado hasta nosotros sean auténticos.

Pero el caso es que a pesar de aparecer en un evangelio extracanónico, es decir en uno de los no reconocidos como parte de la Sagrada Escritura, a pesar de esto, mire usted por donde, se le suele rendir culto a la Verónica por su vinculación con la figura de Jesús.

O sea que.

Como ven no está la cosa clara.

Como tampoco lo está el significado del término, alrededor del cual existe un cierto confusionismo ya que se suele emplear para aludir tanto a la imagen formada, como a la tela con el rostro, como a la mujer la porta.




No hay comentarios :