Equipado con sus cinco sentidos, el Hombre explora
el Universo que lo rodea y a sus aventuras las llama Ciencia.

Edwin Hubble, astrónomo estadounidense (1889-1953)

martes, 29 de mayo de 2018

Borodin. Química, amor y música

(Continuación) Y como tal, en 1857, asiste a un congreso internacional de oftalmólogos en Bruselas, donde oye hablar de un químico en París que goza de bastante prestigio en la síntesis orgánica de alcoholes. No lo duda y decide visitarlo.

Por desgracia Berthelot, recuerden ese era el hombre, probablemente el más grande químico francés del XIX, no estaba en la ciudad. Por suerte tres años después, en el invierno de 1860, sí se encuentran los dos hombres y tras la entrevista, Borodin regresa a Heidelberg donde ya está Mendeléiev. Allí se dispone a estudiar los derivados del benceno (C6H6) en el laboratorio de E. Erlenmeyer.
Katia, 1861
En la ciudad de Heidelberg y al año siguiente, en 1861, conoce a la joven rusa Ekaterina Protopópova, una brillante pianista que le descubriría no sólo a músicos como Schumann, Chopin, Liszt y Wagner, sino que reavivaría al compositor semidormido que Borodin llevaba dentro.
Naturalmente, como ya se habrá imaginado, entre músico y músico, composición y composición, también encendió en él la llama del amor. Es lo que tiene el roce, que hace al cariño. De este año son sus composiciones para piano a cuatro manos, “Allegretto” en re bemol mayor y “Scherzo” en mi mayor, 1861
Lamentablemente Katia, así la llamaba, había llegado a Heidelberg en busca de curación para la tuberculosis que padecía y una vez aquí, en vista de que no mejoraba, le aconsejaron que acudiera a la ciudad italiana de Pisa, en busca de un clima más favorable para su enfermedad.
Un traslado en el que la acompañó su ya prometido, que había aceptado una invitación de la universidad de Pisa para investigar en los laboratorios de los químicos De Lucca y Tassinari. Estudia la síntesis de compuestos orgánicos fluorados y sales ácidas (KHF2) a partir del ácido fluorhídrico doble, comparándolas con las sales neutras. También describe la primera preparación del fluoruro de benzoilo (C7H5OF), al reaccionar una de aquellas sales con cloruro de benzoilo.
Una reacción que en la actualidad es conocida como de Borodin, de.Hunsdiecker o de Borodin-Hunsdiecker ya que unos años después, en la década de los años 30 del siglo XX, fue mejorada por el matrimonio alemán Hunsdiecker, Heinz y Cläre.
Regreso a San Petersburgo, 1862
A finales del verano de 1862, Katia y Alexander, regresaron a San Petersburgo donde él ejercería como profesor ayudante de Química Orgánica de su maestro Zinin, en la misma Academia Médico-Quirúrgica donde se había formado y de la que terminaría siendo director a la muerte de Zinin.
Es este mismo año cuando consigue sintetizar el primer compuesto orgánico fluorado, el fluoruro de benzoílo, e inicia diferentes líneas de investigación que desarrollaría hasta su muerte, entre ellas: las mencionadas reacciones entre fluoruros y radicales orgánicos; la reacción entre etil zinc y cloroiodoformo; las propiedades químicas de los aldehídos; la síntesis de aldol mediante condensación de dos moléculas de acetaldehído; la reacción de hidróxido de sodio con valeraldehído; la producción del ácido β-oxibutíırico; la obtención de hidrobenzamida a partir de amoníaco y benzaldehído. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



No hay comentarios :