El miedo a las alturas es ilógico.
El miedo a caer, por otro lado, es prudente y evolucionista.

Dr. Sheldon Cooper, personaje de ficción de la serie The Big Bang Theory.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Calidad y contenido nutricional de un marisco


(Continuación) O lo que es lo mismo y yendo partes: ¿De qué depende la calidad de un marisco? Una pregunta interesante cuya respuesta viene dictada por la lógica.

Así como nuestra salud depende de la alimentación y el modo de vida que mantengamos, a los moluscos, equinodermos y crustáceos (y cefalópodos, sí) les sucede tres cuarto de lo mismo.

De forma genérica se puede decir que la calidad de un marisco dependerá de su alimentación y de los factores ambientales.

De modo que es evidente que, para ellos, es bueno que exista riqueza de fitoplancton, conjunto de organismos acuáticos autótrofos del plancton, con capacidad fotosintética y que viven dispersos en el agua. Es el plancton vegetal.

Y también riqueza de zooplancton, segmento del plancton constituido por seres que se alimentan, por ingestión, de materia orgánica ya elaborada. Es el plancton animal.

Fitoplancton y zooplancton
Son estos factores ambientales los que marcan la diferencia de sabor y textura, entre los mariscos que provienen de cultivos y los que viven en libertad gozando de una alimentación mucho más variada.

Desde el punto de vista biológico, hemos de saber que en una gota de agua (aproximadamente cero coma, cero, cero, cinco centímetros cúbicos (0,05 cm3), es decir, que veinte (20) gotas ocupan un centímetro cúbico (1 cm3).

Un volumen, para que se haga una idea, como el que ocupa un dado de parchís.

Pues en esa gota, si es de agua marina, en lo que toca al fitoplancton podríamos encontrar algas unicelulares, como diatomeas, y dinoflagelados, que constituyen el alimento de invertebrados, como crustáceos microscópicos y larvas de moluscos, y de peces.

Y en lo tocante al zooplancton, habrá una extraordinaria diversidad de especies de animales microscópicos, entre las que podemos incluir a crustáceos, huevos y larvas de peces, moluscos y equinodermos.

Esta riqueza de alimento, unida a las condiciones físicas de la costa y la composición del fondo marino, son las claves para que existan estas encarnaciones del océano que son los mariscos.

Y sus diferencias son las causantes de que, a tantos lugares de España, les guste presumir de denominación de origen (DO).

Lo que está bien. Siempre ha habido clases y no vamos a cambiar ahora, precisamente con los mariscos. Y hasta aquí de la calidad marisquera, continuando con la segunda parte del título

¿Qué contenido nutricional tiene el marisco?
Resulta curioso que si bien cada especie de marisco tiene su propio olor y sabor, qué les puedo decir que ustedes no sepan de este exquisito bocado de mar, resulta curioso les decía, que no ocurra lo mismo con su contenido nutricional.

Aunque no se lo crea, y a pesar de la gran diversidad de mariscos, éste, su valor nutritivo, no varía mucho entre las distintas especies. En lo tocante a este aspecto su valor es prácticamente el mismo para todos.

Así que de manera muy genérica, el marisco no solo es delicioso sino que también es un alimento rico en proteínas, vitaminas y minerales. Resultando nutritivo y bajo en calorías.

De las proteínas sepan que contienen del orden del veinte por ciento (20 %) de las de alta calidad biológica. Contiene vitaminas A y B y es rico en minerales, sobre todo hierro, fósforo, potasio zinc y yodo.

Y que cada cien gramos (100 g) del mismo nos proporcionan noventa y seis kilocalorías (96 kcal), uno coma cuatro gramos (1,4 g) de grasa predominantemente de ácidos insaturados y, prácticamente no contiene hidratos de carbono.

Particularmente la gamba -quizás el marisco más popular del mundo y de la que existen numerosas variedades, en España tenemos la gamba roja (Aristeus antennatus) y la gamba blanca (Parapenaeus longirostris)- es también una fuente excelente de fósforo (P), yodo (I), selenio (Se) y algo de vitamina E.

Pero...

No hay comentarios :