Con los antibióticos, son todas malas noticias.

Nature Microbiology, noviembre 2016

jueves, 9 de enero de 2014

Es más rápido una sola cola para todas las cajas, que muchas cada una con la suya (1)


Como puede leer en el título, en esta ocasión no le doy margen a la elección.

Se trata de una categórica afirmación: es más rápido el sistema de una sola cola para todas las cajas, que el de varias cajas cada una con la propia.

Tan es así, que ni siquiera le voy a realizar los cálculos si bien, un poco más adelante, lo abordaremos con lógica. Pero empecemos por el principio, que comienzo quieren los asuntos humanos.

Una cola para todos
Es probable que haya vivido la situación que les planteo. Frente al modelo habitual -en el que existen varias cajas cada una con su propia cola y usted se tiene que plantear en cual ponerse, con lo que de desazonador tiene esta elección colita-, en este nuevo dispositivo la cosa cambia.

Cuando usted llega no tiene nada que decidir, ya que hay una sola para todos. Se coloca en ella y la cosa funciona de manera que cuando una caja queda vacía, a ella se dirige el cliente que la encabeza. Sencillo, despersonalizado y sin posibilidad de elegir.

Sencillo y despersonalizado ya que no tiene otra cola con la que compararse, y ver que es más rápida que la suya. De modo que fuera frustración y otras desagradables sensaciones, fruto de la odiosa comparativa cinemática.

Y sin la desazonadora posibilidad de elegir, aunque con un componente placebo. Con este método unicolero podemos, incluso, hacernos la ilusión de que tenemos varias cajas a nuestra disposición.

Lo que resulta reconfortante, pues es sabido que nada ilusiona más que la agradable aberración de la esperanza.

Sin embargo, hay que ver cómo somos las personas, estudios sociológicos realizados nos muestran que la mayoría de nosotros preferimos, no tener que esperar a ver qué caja es la que nos toca, para encaminarnos a ella.

Inconscientemente deseamos que sea el propio sistema de gestión de la cola, la “inteligencia del proceso colita”, el que nos diga a qué caja debemos pasar, sin tener que plantearnos cuál nos tocará.

Ésa es la razón del “Pase por la caja 3″. Ya saben.

En realidad, desde un punto de vista objetivo, ambos métodos, analizados como una caja negra o sistema cerrado en el que entran clientes y salen un tiempo después, tienen idéntico funcionamiento. Y no es más rápido uno que otro.

Sin embargo, desde el punto de vista subjetivo, nosotros preferimos que nos digan a cuál debemos dirigirnos, antes que ver cuál es la que se ha quedado libre y hacerlo nosotros. Ni eso queremos decidir. Increíble pero así es.

Ya ven cómo somos. Humanos, demasiado humanos a veces. Y de estos mimbres estamos hechos.

Echándole lógica a la cola única
Dijimos que no habría cálculos en esta ocasión pero sí lógica, de modo que vamos con ella. En realidad el asunto es bien sencillo.

Desde el punto de vista racional resulta obvio que si existen, digamos, diez (10) colas esperando para ser atendidas por diez (10) cajeras, cómo se produzca una demora en una de ellas, irremisiblemente quedarán detenidos, y de forma brusca, todos los componentes de esa cola. (Continuará)




No hay comentarios :