Hemos descubierto e redondeado toda la redondeza del mundo
(6 de septiembre de 1522).

Carta de
Juan Sebastián Elcano al rey Carlos I desde Sanlúcar de Barrameda

martes, 12 de junio de 2012

In memoriam de Ray Bradbury (I)

El pasado martes, a los 91 años de edad, fallecía el escritor estadounidense Ray Bradbury (1920-2012), quien con su narrativa e imaginación, desde hace más de setenta (70) años, ha iluminado e ilumina a millones de amantes de la ciencia ficción en todo el mundo.

Se trata de uno de esos grandes autores responsables del imaginario colectivo, que el ser humano del siglo XX se ha formado del siglo XXI.

De Bradbury sabemos que aprendió a leer por su propia cuenta cuando sólo tenía tres años. Y es que, según él mismo cuenta, quería saber lo que decían los textos de las historietas que, ya a esa edad, le encantaban.

Dada la pobre economía familiar tuvo que ponerse a trabajar desde muy joven vendiendo periódicos y, por supuesto, no pudo asistir a la universidad. Así que su formación es autodidacta.

Lo hizo a través de los libros que devoró, más que leyó, en la biblioteca que había junto su casa.

Y puesto a leer, leyó a los grandes: William Shakespeare, Julio Verne, H. G. Wells y, claro, Edgar Allan Poe, un autor que marcaría profundamente su temprana trayectoria literaria.

Un Bradbury que con sólo 18 años vería ya publicados sus primeros relatos, y tras los que vinieron muchos más, que conducirían a sus dos grandes éxitos.

El más famoso, Crónicas Marcianas de 1950 y la distópica novela Fahrenheit 451 de 1953, por la que siempre será recordado.

Un escritor polifacético 
Con su estilo sencillo lleno de poso romántico y carga social, Bradbury, ha conseguido conquistar a generaciones de lectores a lo largo de los años.

Y como es fácil de comprobar, y a pesar del tópico extendido, lo ha hecho cultivando distintos géneros: ciencia ficción, realista e, incluso, policial. También escribió guiones para cine y televisión y numerosas obras de teatro.

En esta faceta como argumentista y guionista de películas y series de televisión, cabe destacar la colaboración con John Huston en la adaptación de la novela Moby Dick del escritor estadounidense Herman Melville (1819-1891) y publicada en 1851, para la película homónima que aquél dirigió en 1956.

De todos sus libros se han vendido más de ocho (8) millones de ejemplares y ha sido traducido a treinta y seis (36) lenguas.

Con más de cuatrocientos relatos publicados, decenas de colecciones y casi una veintena de novelas, Ray Bradbury, ha visto su nombre en el top de cualquier lista de los mejores autores de ciencia-ficción del siglo XX.

Esa en la que también aparecen Isaac Asimov, Arthur C. Clarke o Robert A. Heinlein. Otros de los grandes. (Continuará)


2 comentarios :

Anónimo dijo...

Interesante y oportuno aunque alho tarde

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.