El pensamiento no es más que un relámpago
en medio de una larga noche. Pero ese relámpago lo es todo.

Henri Poincaré (1854-1912)
, filósofo y científico francés.

jueves, 2 de junio de 2016

Marconi y la patente de la radio

No es la primera vez que tocamos en estos predios, aunque sea de paso, al decimonónico invento radiotelegráfico y a su inventor el aristócrata italiano. Y hoy no va a ser diferente.

De paso sólo, les digo, porque fue el 2 de junio de 1896, ciento veinte (120) años por tanto desde entonces, cuando Guglielmo Marconi (1874-1937) solicitó en Inglaterra la patente sobre un sistema de telegrafía sin hilos (T.S.H.).

También llamado radiotelegrafía o, simplemente, radio, la del italiano es la primera patente de la que tenemos conocimiento sobre este dispositivo eléctrico.

Y de esto no hay la menor sombra de duda y es la razón y motivo de esta entrada. La fecha que celebramos hoy es una de esas que cuentan en la Humanidad.

Pero existen detalles en esta historia que no debemos pasar por alto.

Por ejemplo el hecho de que la patente se solicitara sólo en este país y utilizando para ello nada menos que catorce (14) patentes del ingeniero, físico e inventor serbio Nikola Tesla (1856-1943), a quien muchos consideran, no carentes de razón, como el verdadero padre de la radio.

No obstante, desde el punto de vista oficial, por el mero hecho de haberlo patentado el primero, el señor Marconi está considerado como “padre de la radio y las telecomunicaciones inalámbricas”. O sea que atento a la importancia de patentar.

Patentar no es inventar
Como tampoco lo es su viceversa.

No acababa Marconi de obtener un año después, en concreto el 2 de julio 1897 en el Reino Unido, la patente nº 7777 de su invento de la radio y que ésta se hiciera pública, cuando empezó a ser disputada su paternidad, por no pocos científicos e inventores de medio mundo.

Es más, países como Francia, EEUU o Rusia rechazaron el reconocimiento de dicha patente, debido a la existencia de publicaciones anteriores al respecto, como por ejemplo la de Alexander Popov.

Y no solo publicaciones, también dispositivos electromagnéticos como el que Tesla había inventado, al menos quince (15) años antes en los Estados Unidos, y muy, muy, similares, a los de Marconi.

De hecho, en la década de los años cuarenta del pasado siglo XX, dicen que el Tribunal Supremo de ese país dictaminó que la patente de la radio era legítimamente propiedad del señor Tesla.

Un reconocimiento legal que en su momento apenas llegó, y casi sigue sin llegar en la actualidad, a la opinión pública. De hecho está bastante extendida aún en el acervo popular, la idea de que fue Marconi, el hombre que inventó la radio. Vean si no el Trivial Pursuit.

Pero  no fue así. Él fue el primero en patentarla en el Reino Unido, mas no la inventó.

Lo que sí parece indiscutible es que sí fue quien la desarrolló comercialmente. Al Cesar lo que es del César. O sea que.

"Quien patenta primero...
... inventa dos veces". O algo así.

Grosso modo, es la moraleja que parece desprenderse de esta mini historia que les enroco.

Porque, el caso es que, tras realizarle una serie de mejoras a lo ya inventado, Marconi patentó el dispositivo causando cierto revuelo en la comunidad científica de la época. Todo lo demás, tras no pocos esfuerzos por su parte, todo hay que decirlo, fue llegando.

Llegando a él quiero decir.

Porque él fue el galardonado con el Premio Nobel de Física en 1909 y no Tesla. Lo compartió con el alemán Kart Ferdinand Braun, inventor del osciloscopio, y lo recibían 'por el desarrollo de la telegrafía inalámbrica'.

O porque fue él, Marconi, quien murió entre honores públicos y olor de multitud. Y no Tesla.

Ocurrió el 20 julio de 1937 y cuentan las crónicas sociales que ese día, las emisoras de radio de todo el mundo callaron durante un minuto en su recuerdo.

En fin, ya se sabe que la historia la escriben los vencedores.



3 comentarios :

Anónimo dijo...

¿Continuará?

Onuba El Andévalo dijo...

¿Continuara? Pues no amigo el que se va pone punto y final, las preocupaciones tanto de continuar o no solo pertenece a los que permanecen, todo lo que se diga será solo eso palabras volátiles, la gloria es solo de un uso exclusivo para los vivos

Onuba El Andévalo dijo...

Una de las invalidación de patentes de Marconi fue simplemente porque no se puede considerar todos los avances sobre la radio como parte de la misma patente y acaparar lo que otros contribuyeron pero esto no fue en relación a Tesla como se pretende mostrar en videos engañosos, fue sobre John Stone Stone y aun esto deja por detrás al que realmente se considera el autor de la radio pero fue más olvidado y mas apartado que Tesla aun existiendo pruebas de que fue el verdadero autor de la radio como tal y que muchos confunden con la radiotelegrafía que si es de Marconi, este olvidado es Julio Cervera Baviera, el problema que existe con las patentes es que no se consideran validas en todos los países o continentes con lo cual queda registrado más de un autor que solo tendrá más relevancia dependiendo de la publicidad que se le daba en aquella época y de la mala interpretación del invento por escritores desconocedores del tema confundiendo radiotelegrafía con radiofonía.
Tesla no entendía para nada lo más importante de la radio que es la modulación de la portadora sin esto la radio es solo un juego algo a lo que acostumbraba Tesla