No hice nada por accidente, ni tampoco fueron así mis invenciones.
Ellas nacieron del trabajo.

T. A. Edison
, inventor estadounidense (1847-1913)

jueves, 30 de junio de 2016

‘Día Internacional del asteroide’ (1)

Hoy jueves 30 de junio, y en su segundo año ya de existencia, se celebra el ‘Día del Asteroide‘.

Quizás no sea ésta una de las fechas dedicadas que más nos suenen, ya saben que tenemos días para todo, pero no por ello deja de tener su importancia.

Se trata de una jornada a nivel mundial, cuyo objetivo no es otro que el de sensibilizar a la sociedad en general sobre la importancia de estudiar a los asteroides.

Conocer sus movimientos y trayectorias, a fin de prevenir o de estar preparados para el posible caso de un impacto contra nuestro planeta.

Así que es un día de relevancia científica y global.

Una fecha que viene acompañada de una serie de actos con los que se pretende que aprendamos más sobre estos cuerpos rocosos, de tamaño entre un planeta y un meteoroide, que se desplazan alrededor del Sol en una órbita inferior a la de Neptuno.

La celebración forma parte del movimiento global Asteroid Day, que incluye a personas de todos los ámbitos sociales y que ejercen profesiones de todo tipo: científicos, astronautas, premios nobel, tecnólogos, artistas, etcétera.

¿Por qué se eligió ese día?
Para conmemorar el supuesto impacto de una roca espacial en Tunguska, que tuvo lugar en este mismo día de hace ahora ciento ocho (108) años.

Quizás el sucedido cósmico más fuerte y devastador registrado en la historia terrestre reciente. Recuerden la fecha, 30 junio de 1908.

Apenas habían pasado unos segundos de las siete de la mañana (07:00), cuando un objeto procedente del espacio (se habla también de un cometa) de unos treinta y siete metros (37 m) de ancho, penetró en la atmósfera terrestre y a unos ocho kilómetros (8 km) de altura detonó como una bomba termonuclear.

Se estima que en la explosión, cerca del río Podkamennaya en Tunguska (Siberia), se pudo liberar una cantidad de energía equivalente a la de cien toneladas (100 t) de TNT o la de ciento ochenta y cinco (185) bombas nucleares como la de Hiroshima.

Arrasó una superficie de dos mil kilómetros cuadrados (2000 km2) de bosque siberiano.

Rock & roll contra asteroides
Asociado a esta noticia con la que abrimos el día, viene un nexo de esos que saben me gustan. Uno que enlaza el mundo del arte con el de la ciencia. Más en concreto el de la música con el de la astronomía. (Continuará)




No hay comentarios :