Equipado con sus cinco sentidos, el Hombre explora
el Universo que lo rodea y a sus aventuras las llama Ciencia.

Edwin Hubble, astrónomo estadounidense (1889-1953)

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Julio [CR-04]

¿Por qué el actual séptimo mes del año se llama julio? ¿Tiene algo que ver con el calendario juliano? Dado que se trata del primer viernes del mes, parece que son preguntas adecuadas y oportunas para traer a una tribuna como ésta, de modo que vayamos en busca de las respuestas.
Julio debe su nombre al militar y político romano Julio César –que había nacido en este mes, aunque no lo hizo por cesárea, no- y lo lleva en su honor desde el mismo año en el que fue asesinado, justo el 15 de marzo del año 44 a. C., un día también conocido como idus de marzo.
Dos historias, cesárea e idus, que trajeron cola pero que deberán ser contada en otra ocasión, porque ahora sólo diremos que, ya que en esta época del año se lleva a cabo la recolección del trigo, julio se suele representar con un segador practicando esta faena agrícola.
Y les decía más arriba lo de “el actual séptimo mes” porque en el primitivo calendario romano, que solo tenía diez meses y empezaba en marzo, se le conocía como ‘quintilis’ al ocupar el quinto lugar, así como agosto, dedicado a César Augusto, era ‘sextilis’ por hacerlo en el sexto. Ya de la que va, apuntar que son los dos únicos meses del calendario cuyos nombres derivan del de una persona.
De dicho calendario, introducido en el siglo VII a.C. hay que decir que constaba de 304 días y no de los 365,24 del año estacional o trópico. Una menor duración que hacía que las estaciones no coincidieran en las mismas fechas de un año para otro, lo que terminó convirtiéndose en un problema socioeconómico y organizativo para el Imperio. De ahí que en ese mismo siglo, durante el reinado de Numa Pompilio, fueran añadidos al final del año dos meses más, enero y febrero.
Y aunque trajo mejoras, el romano como calendario seguía produciendo errores en la metrología del tiempo, de ahí que Julio César encargara uno nuevo, que en su honor se llamó calendario juliano y entró en vigor el 1 de enero del año 45 a.C.
Entre otras novedades supuso trasladar los dos nuevos meses del final al principio del año, lo que reubicó a julio en el séptimo lugar y a enero en el primero. Claro que no fue la única novedad que trajo, también estuvo la de los años bisiestos.
Pues ya lo ven. Los nombres del mes y del calendario, lo del orden de los meses, el idus de marzo y hasta lo de los años bisiestos tienen que ver con Julio César y, sin embargo, lo de la cesárea no. Para que vean. Ya lo dijo Marañón: ‘Quien sólo sabe de ciencia, ni ciencia sabe’.
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.
  [**] Esta entrada apareció publicada el 06 de julio de 2018 en la contraportada del semanario Viva Rota, donde también la pueden leer.

No hay comentarios :