La ciencia son hechos y de la misma manera que las casas están
hechas de piedras, la ciencia está hecha de hechos. Pero un montón de piedras
no es una casa y una colección de hechos no es necesariamente ciencia.

Henri Poincaré (1854-1912), filósofo y científico francés

viernes, 23 de diciembre de 2016

Invierno 2016/17. Mirando el cielo nocturno (1)

Es la propuesta con la que me despedía en la entrega anterior ¿Qué nos depara la observación de los cielos nocturnos este invierno? Empecemos con el satélite, los planetas y los eclipses.

Satélite, planetas y eclipses
La primera Luna nueva o Novilunio de este invierno tendrá lugar en este mismo año, el próximo jueves 29 de diciembre, produciéndose las otras dos restantes en 2017, el 28 de enero y 26 de febrero.

Por el contrario la primera Luna llena o Plenilunio no se dará hasta el 12 de enero de 2017, siendo las siguientes veintinueve (29) o treinta (30) días después. En concreto el 11 de febrero y 12 de marzo.

En lo que respecta a los planetas, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional serán visibles al amanecer Júpiter y Saturno, mientras que Venus, Marte y Urano harán lo propio en el cielo vespertino.

De los eclipses sepan que este invierno tendremos dos, ambos en 2017 y en el mes de febrero.

El primero entre los días 10/11 de febrero, será un eclipse penumbral total de Luna y de observación recomendada. No sólo porque será visible en España, así como en América, Europa, África y Asia, alcanzando su máximo el día 11 de febrero a la 1 h 44 min, hora oficial peninsular.

Sino porque se trata de un caso poco frecuente de eclipse penumbral, el denominado total, pues en su máximo todo el disco lunar quedará dentro de la penumbra, estando la parte del disco lunar más próxima a la sombra, más oscurecida que el resto.

El segundo eclipse tendrá lugar el día 26 de febrero y será un eclipse anular de Sol, no visible en España pero sí en el sur de Chile y de Argentina, en Angola, el noroeste de Zambia y el sur de la República Democrática del Congo.

Meteoros y constelaciones
Aun sin telescopio podremos observar las lluvias de meteoros que, ocasionalmente, se producen durante el invierno. La primera de ellas importante es la de las Cuadrántidas, cuyo máximo se dará hacia el 3 de enero.

Y por supuesto siempre nos quedarán esas ficticias agrupaciones de estrellas que llamamos constelaciones. En este invierno y alrededor de la Estrella Polar se podrán ver a lo largo de la noche Casiopea, Osa Menor y Cefeo.

Las zodiacales (eclípticas) visibles en este periodo van desde Acuario hasta Sagitario. Por encima de la eclíptica destacarán Pegaso y Osa Mayor y, por debajo, Orión.

Asimismo, a lo largo de las casi noventa noches de invierno, podremos ver las doce (12) estrellas más brillantes del cielo que son visibles desde nuestra latitud.

A saber, y sin que se me olvide ninguna: Sirio, Arturo, Vega, Capela, Rígel, Proción, Betelgeuse, Altair, Aldebarán, Antares, Espiga y Pólux. Sí, doce.

Otras observaciones nocturnas del cielo invernal
Si disponemos de unos buenos prismáticos o pequeños telescopios, dotados de un filtro lunar adecuado, hay que ser precavidos, se puede observar el relieve de la Luna, la superficie selenita.

Para conseguir un mejor efecto de su visión, deberá ir observándola noche tras noche conforme va aumentando la iluminación del satélite. De esta forma apreciará cómo ante sus ojos, van apareciendo nuevos accidentes orográficos. (Continuará)



No hay comentarios :